Con la tecnología de Google Traductor

El Pollo de Tlalpán. Daniel Reyes

Itzel Ubiarco

3, febrero 2015 - 11:05

3 febrero 2015. Daniel Reyes

TENGO MIEDO
PARECÍA que el fin de semana pasado, iba a ser de puro trámite, pues se acercaba el Día de la Candelaria con todos sus niñitos Dios y su cascada de tamales y generalmente cuando eso sucede en la vida, nada cambia; sin embargo algunas noticias se sucedieron que acapararon la atención en el mundo de Portales.
La primera fue la exhibición que dieron los gringos con el famoso Súper Bowl; un espectáculo digno de un museo, en lo deportivo, en lo musical y en lo comercial; estos sujetos de la NFL dominan cada uno de sus valiosísimos segundos que tienen al aire y sorprenden al mundanal mundo con (literalmente) coreografías increíbles, artísticas y deportivas, que llevan al espectador al paroxismo de la locura.
Cosa que se debería de copiar en otros deportes, en otras latitudes; no voy a decir que en la Liga MX, porque tal vez ya lo estén haciendo; aunque en donde me quedé; es que aún no pueden (o quieren) que los juegos sean coordinados por la televisión (como lo es en la NFL) en nuestra liga, el partido debe comenzar a la hora que el árbitro y comisionado decidan, no importa que la televisora que lo trasmita esté en corte (¡hágame usted el favor!), creo que los comisionados “entienden” que es más importante no retrasar el inicio del juego tres minutos para que lo puedan ver millones en la tele; que iniciarlo “en tiempo” para que lo puedan ver cientos, tal vez miles en el estadio.
Pero eso, el Súper Tazón, no fue la gran sorpresa que se vivió en el deporte, pues el zaguero Héctor Moreno, máxima figura defensiva en la baraja nacional, salió lesionado en su partido del fin de semana.
Para acabarla de amolar el hijo pródigo del Tricolor: Carlitos Vela, se desconchabó la rodilla y le tuvieron que operar ayer lunes de los meniscos.
Peor aún es que Raúl Jiménez, no juega con el Atlético del Cholo y cada vez se nota más cepillado que bota de militar.
El caso de Memo Ochoa es para un experto en mala suerte, pues el cabeza de brócoli, fue catalogado como uno de los mejores exponentes en su especialidad en el orbe y ahora está destinado a cubrir el lado izquierdo de la banca en el Málaga, supliendo a un auténtico “nadie” como lo es Carlos Kameni, que ni siquiera es titular en la selección de Camerún.
La cereza del pastel es don “Chícharo” Hernández, que en Real Madrid nomás no encuentra la suya, pues Carletto Anceloti, nomás lo mete cuando se alinean Júpiter y Saturno, cosa que no sucede muy seguido; razón que le está costando en ritmo a Javier.
Si vemos el panorama tal cual ahora mismo es media selección nacional la que está detenida, y teniendo compromisos importante en el horizonte, realmente está canijo.
Aunado a la brillante determinación de nacionalizar a todo el mundo, que medianamente golpee un balón, pues el panorama se ve desolador.
Lo ignominioso es que le pongan objetivos al trabajo del “Piojo”, cuando lo primero que le dan son problemas.
Cierro con una obra titulada “trigonometría”

Entre pocos y lesionados
Hoy resulta una ecuación
¿Chafitas naturalizados?
A ver: ¿forma una selección?     
 Y si no, quéjense a la FIFA.
Twitter: @pollodetlalpan