Con la tecnología de Google Traductor

Como director opino ESTO. Salvador Aguilera

Itzel Ubiarco

29, octubre 2014 - 9:10

29 octubre 2014. Salvador Aguilera

COMO se esperaba, se hizo oficial la convocatoria de Carlos Vela, y su aporte sería muy importante para la Selección, siempre y cuando venga con todas las ganas de apoyar este nuevo proceso que encabeza el técnico Miguel Herrera.
El propio entrenador, con quien tuve la oportunidad de platicar ayer, aseguró que hay gran disposición por parte del delantero de la Real Sociedad y confía en que esta vez la respuesta sea positiva.
Hay incertidumbre. Hasta su propio hermano, Alejandro Vela, jugador del Cruz Azul, ya salió en su defensa, por una simple razón: si Carlos rechaza la convocatoria puede ser sancionado. En este sentido, Herrera fue muy claro al decir que en este caso no está buscando “sangre” y si el jugador no quiere venir, tampoco tiene caso afectarlo.
En contraparte, me agradó escuchar al “Tecatito” Corona, entusiasmado, motivado porque vestirá la playera de la Selección Mexicana, y va a representar a su país, algo que para muchos no deja de ser un gran orgullo, mientras que otros lo piensan demasiado, como si la carrera de un deportista fuera eterna.
La gira por Europa es el momento ideal para que Vela haga un intento por darle vuelta a la hoja. Su incorporación sería muy positiva en todo sentido, el propio jugador no puede olvidar ni negar que fue la Selección Sub-17 de Perú 2005, la que catapultó su carrera. Es decir, así como en su momento hubo algo negativo que no le pareció, también hubo cosas positivas que debe agradecer.
Está en él aceptar este llamado. Será la última vez que Miguel Herrera lo busque. No habrá más intentos y si ya se perdió un Mundial, también podría perderse el siguiente. Sin embargo, hay una realidad en el futbol mexicano que está bien clara. Tenemos jugadores con una forma de pensar muy extraña.
Por un lado, hemos gastado mucha tinta en el caso de Carlos Vela, pero qué me dicen de Ángel Reyna, otro al que tampoco entiendo. Parece que es feliz con que sólo Dios lo vea jugar, con que sólo Dios le diga que hizo las cosas bien, aunque haya salido en medio de tremendos abucheos. La crítica que le hizo hace algunas semanas Ramón Morales me pareció muy acertada, concuerdo completamente con él, pero la respuesta de Reyna fue muy desafortunada al decir que esas palabras vinieron de un “proyecto de entrenador”, mientras que el propio Reyna sigue siendo un proyecto de gran futbolista. Lo han echado de todos los equipos en los que ha estado y si fuera tan bueno como él dice, se lo estarían peleando Bayern Munich, Barcelona y Real Madrid. Pero no, el Guadalajara no tarda en darle las gracias.
Hay que agradecerle tanto a Chivas como América el “Día de Prensa”, una apertura que no se puede perder y que, al contrario, se puede mejorar. Se trata del Clásico Nacional, que es algo así como un patrimonio del futbol mexicano. Una rivalidad que debe vivir para siempre… siempre y cuando no desciendan las Chivas, pasan por un momento crítico, así que los tres puntos en el Azteca cobran todavía más valor.
Para finalizar, sólo decir que Cuauhtémoc Blanco, a sus 41 años, está en otra final. Puede ganar de nuevo la Copa MX, ayer le anotó un gol de penalti a los Lobos BUAP y esta noche se conocerá al otro finalista, que saldrá del duelo entre Tigres y Santos.

LECTORES
Correo: salvador@esto.com.mx
Twitter: @salvadoraguil67 y en Facebook
Visite nuestra página: estoenlinea.oem.com.mx