Con la tecnología de Google Traductor

Como director opino ESTO. Salvador Aguilera

Itzel Ubiarco

29, agosto 2014 - 12:18

29 agosto 2014. Salvador Aguilera

MIGUEL Herrera al fin puede darse el “lujo” que tuvieron muchos otros técnicos que manejaron la Selección Mexicana: Observar y probar jugadores. También tiene algo más que no hubo en su momento: Tiempo.
La pregunta es la siguiente: ¿Eso es bueno o es malo?
Desde luego que debiera ser bueno, positivo, pero la historia, tristemente, nos dice otra cosa. Cuando se trabaja sobre procesos largos en Selección, el camino suele lucir atractivo en un principio hasta que se convierte en un pantano. Y ahí, varios se han hundido. Nadie me puede decir que no, porque a las pruebas me remito.
Tengo el problema de ser un periodista optimista, y lamento decir que cada vez somos menos. Ahora, espero no equivocarme. No quiero ver caminos pantanosos, es difícil que un técnico que nos dirigió en un Mundial, nos vuelva a dirigir en el siguiente.
¡Cuándo ha visto eso el futbol mexicano!
Tendríamos que hablar con don Nacho Trelles para que nos contara algo más al respecto porque en los últimos Mundiales, hemos tenido procesos demasiado tormentosos. Es decir, desde ahora Miguel Herrera empieza a caminar sobre una cuerda floja, muy floja, y creo que si el futbol mexicano no muestra unidad, deseos de crecimiento, voluntad y un montón de cosas más que hacen falta, no sólo Miguel se quedará en el camino de este nuevo proceso, sino que además, corremos el riesgo de seguir con el trauma de no alcanzar el quinto partido.
Pareciera que nos gusta más la improvisación que el trabajo bien planeado. Desde luego que no todo termina siendo culpa del entrenador, pero es al primero que le tiran, al primero que se le critica y ese ejercicio es inmediato.
Desde ahora hay quien no está de acuerdo con la nueva lista y no estará de acuerdo con ninguna más de aquí al próximo Mundial.
¿Cómo es posible que llame a Venegas?
¿Cómo es posible que no esté Ponchito?
Y así le podemos ir acomodando nombres todo el tiempo.
Al técnico hay que dejarlo trabajar, al menos tener sus primeros partidos. Bora, Lapuente, Mejía Barón, Aguirre, La Volpe y compañía convocaron a cuanto jugador quisieron y de manoseo nunca se dejó de hablar.
Que la playera se abarató.
Que a la Selección llega cualquiera.
Son temas de cada proceso.
De cada lista.
Vivimos estancados y los temas son recurrentes, como si esa crítica nos ayudara a crecer, y ya vimos que no.
Tomás Boy, desde ahorita, ya le está tirando al “Piojo”. Y no dudo que al rato salga otro entrenador a hacer lo mismo.
En unos años se vendrá la eliminatoria y si le va mal a Herrera, no faltarán los que salten de gusto.
Y el futbol mexicano habrá vuelto a las andadas.
A lo mismo de siempre.
Sin embargo, mi optimismo está ahí.
No sé si iremos al Mundial, no sé si en Rusia habrá quinto partido, pero cómo me gustaría que la Selección tuviera un buen proceso, bien llevado y bien trabajado. Sí, soy demasiado optimista, ¿verdad?

LECTORES
Correo: salvador@esto.com.mx
Twitter: @salvadoraguil67 y en Facebook
Nuestra página: http://estoenlinea.oem.com.mx/