Con la tecnología de Google Traductor

El Pollo de Tlalpán. Daniel Reyes

Itzel Ubiarco

24, octubre 2014 - 8:41

24 octubre 2014. Daniel Reyes

3 BRONCAS 3
HOY, precisamente cuando el país de la patada anhela, necesita e implora probidad, se suceden tres casos que ponen en entredicho precisamente a la justicia.
Cruz Azul Boxing club.
Resulta que el equipo celeste de la Cruz Azul se dio un volteón a Centroamérica para aventarse un tiro (literal) con el equipo de Alajuela, la cosa terminó mal, y como se dice en el barrio: “tomó su fusil la obesa” o “se armó la gorda”. Luego de que el incapaz nazareno silbó el final, ambos conjuntos decidieron arreglar sus diferencias a cachetadas; un espectáculo vergonzoso para el respetable.
Hoy día se levantaron las voces, en su mayoría de doble moral, exigiendo castigo ejemplar para los jugadores de La Máquina.
A lo largo de muchos años he tenido el privilegio de ver igualmente hartos partidos del deporte más bonito del mundanal mundo; igualmente he presenciado innumerables broncas, y confieso que la del Alajuelense contra Cruz Azul está muy lejos de ser la peor. Así al vuelo recuerdo un América-Chivas, despedida de don Antonio R. Márquez, iniciada por mi queridísimo Carlitos Hermosillo, donde se dieron con todo, karatazos, piñas, patadas voladoras, y todos los golpes habidos y por haber; otro episodio violentísimo fue un “amistoso” México-Uruguay, celebrado en Los Ángeles, rumbo al Mundial del 86; donde, diría el “Rudo” Rivera: “Bailaron un oso, pero sabroso”; y por cierto, la primera plana de los diarios al día siguiente traía la foto del “Chícharo” papá conectando con una patada, que hubiera firmado Bruce Lee, a un charrúa. Repito, la bronca del martes no sería ni preliminar de las anteriores; por lo que me parece excesivo que se pidan sanciones desorbitadas para tres empujones, dos arañazos y cuatro bofetadas.     
Manos de piedra Boy
Caso contrario es la sanción para “El Jefe” Tomás Boy de los Espinozas, quien volvió a perder las formas y descontó a un peatón del conocimiento futbolístico a la malagueña y solamente le aventaron dos jueguitos de castigo. La calentura con los roces de la cancha se entiende y se explica que pueda haber manotazos, mas NO SE JUSTIFICA; pero la violencia física en la tribuna, de un técnico a un aficionado, eso no tiene jefa y es para mucho más que dos partidos.
Llegó el chiva gran fin
Como si se tratara del gustado y embarcador fin de semana de noviembre, Néstor de la Torre anunció una gran oferta, si compra su boleto y Chivas no gana le regalamos otra entrada. Me queda una duda: ¿Y si vuelve a perder? ¿Me dan otro ticket o se me acabó el veinte? Yo propongo que, en honor a la justicia y grandeza del rebaño, dejen la entrada libre, y si gana el equipo, que el aficionado compre un boleto a la salida, de 50, 100 o 150, según le haya gustado la garra, honestidad, calidad y entrega del equipo. Creo que sería un ejercicio de justicia interesante para una escuadra tan grande. Salvo la mejor opinión de Jorge Vergara… me informa mi grupo de inteligencia que ni sueñe, a don billetes le vale el equipo y más la afición.

Cierro con una obra titulada “La justicia es ciega, me queda claro”
 
Chivas tira ofertón,
Tomás Boy se carcajea;
el Azul, al paredón,   
la justicia tambalea.
 
Y si no, quéjense a la FIFA.
Twitter: @pollodetlalpan