Con la tecnología de Google Traductor

Como director opino ESTO. Salvador Aguilera

Itzel Ubiarco

23, octubre 2014 - 8:44

23 octubre 2014. Salvador Aguilera

CRUZ Azul vive un momento para el olvido y como lo dije aquí recientemente, tampoco creo que se meta a la Liguilla. Su tendencia es a la baja y aunque ahora podría concentrarse en los cuatro partidos que le restan en la Liga MX, su gran distracción sigue siendo el Mundial de Clubes.
Los jugadores están arrepentidos de haber terminado a golpes con el Alajuelense, equipo que entró como invitado a la Concachampions y ya hizo la travesura de dejar fuera al actual campeón de la zona.
Desde luego que la directiva celeste no se iba a quedar con los brazos cruzados y aplicará las sanciones correspondientes por la bronca que se armó al final del juego, pero también deberá tomar las medidas necesarias para que el equipo reaccione en los últimos juegos de la temporada contra Morelia, Jaguares, Pumas y Leones Negros.
En estos momentos, La Máquina está fuera y aunque la Liguilla no parece un sueño imposible, el bajo rendimiento que se tiene actualmente da para pensar cualquier cosa, incluso que el propio Morelia, el último lugar de la competencia, sorprenda al equipo de Luis Fernando Tena, este sábado en el Azul.
Si eso llegara a suceder, ni cómo esperar que los cementeros lleguen a la fiesta grande. Es decir, si los jugadores realmente están arrepentidos de todo lo sucedido, la manera de empezar a reponerse es con un triunfo en casa frente a Monarcas. De otra forma, creo que la molestia de sus seguidores seguirá creciendo y no dejarán de manifestarlo.
Pasado el viaje a Costa Rica y antes de retomar la actividad en la Liga, es justo el momento para que el “Flaco” se encierre un buen rato con sus jugadores y se aclaren muchas cosas, como también lo acaba de hacer el propio Chepo de la Torre con sus Chivas. La derrota de 5-0 fue una alarma de emergencia que llevará al técnico del Rebaño a tomar las medidas pertinentes. Si bien no llevó a todo su equipo a Torreón, los once que estaban en la cancha eran elementos de jerarquía, no se trataba de chamacos sin experiencia. Entiendo que De la Torre le dio prioridad a la Liga, pero tampoco era para sufrir un resultado tan abultado. Lo único bueno de todo esto, es que con dos partidos dirigidos, el entrenador ya se dio cuenta que hay jugadores en los que definitivamente no puede confiar. Lo que voy a decir ahora está muy trillado, pero creo que es la realidad: los que tengan vergüenza, los que sientan la playera y quieran en verdad ayudar al equipo, son los que deben entrar al terreno de juego. Pienso que en este sentido, el Chepo no se va a tocar el corazón. El domingo se presenta en casa, frente a los Xolos, y ese partido lo tiene que ganar, porque de otra forma estaría muy cerca de tocar fondo tanto en la tabla de cocientes, con en la tabla del torneo regular. En lo futbolístico, ya sabemos que desde hace rato se cayó y el grupo no se ha podido levantar. La crisis continúa y se vive todavía en estado de emergencia.

TOMÁS BOY
El “Jefe” no podía quedarse sin un buen castigo, aunque creo que la Comisión Disciplinaria debió sancionarlo con más juegos como sucede en Europa, en donde por un reclamo las penas son más severas. Tristemente, estamos hablando de un técnico que ya ha sido multado en varias ocasiones y no entiende. Creo que no estar en la banca le duele más a Boy, que los 200 mil pesos que deberá pagar ahora.