Con la tecnología de Google Traductor

Desde tierras mundialistas. Alberto Lati

Itzel Ubiarco

23, octubre 2014 - 8:46

23 octubre 2014. Alberto Lati

PARECE curioso que una de las ciudades del mundo con más equipos y pasión, pueda ver colapsado su futbol al recibir un evento como los Olímpicos.
Se ha anunciado que tanto el estadio Maracaná como el Engenhao, deberán cerrar por un periodo de seis meses a fin de recibir todas las adecuaciones pertinentes de cara al rol que desempeñarán durante los Juegos de Río de Janeiro 2016.
Mientras que Maracaná albergará cotejos de futbol y las ceremonias de apertura-clausura, el Engenhao (oficialmente conocido como estadio Joao Havelange) escenificará las pruebas de pista y campo.
Según explican medios brasileños, los escenarios tendrían que entregarse desde abril de 2016 y sólo serían devueltos una vez que terminan los Paralímpicos en septiembre.
De tal forma que los partidos de futbol de clubes cariocas deberán trasladarse a más de cien kilómetros del centro de Río, a la localidad de Volta Redonda, en el Estadio da Cidadania Raulino de Oliveira, con capacidad para apenas veinte mil espectadores. Eso sí, imprescindible aclararlo, un inmueble moderno y muy funcional (pero sumamente lejano).
Vasco da Gama es el único que no padecerá este problema, al tener su casa en el bellísimo Sao Januario, pero los otros tres gigantes (Botafogo, Flamengo y Fluminense) están destinados a semejante destierro preolímpico.
El Engenhao, sede del Botafogo, se encuentra en obras y reabrirá en breve. Por ello, su entrega al Comité Organizador será con menor antelación que la de Maracaná (acaso dos meses antes de la inauguración, más otros dos por Olímpicos y Paralímpicos).
En cuanto a los estadios destinados al torneo olímpico de futbol que no están en Río (el Mané Garrincha de Brasilia, el Mineirao de Belo Horizonte, el Fonte Nova de Salvador y el que se elija de Sao Paulo), su panorama no es tan complejo. Finalmente, durante Río 2016 sólo se utilizarán para futbol y es una materia para la que ya están preparados, acondicionados, probados, modernizados; ninguna antelación es exigida.
Los clubes cariocas son los afectados y, por mucho que digan que ya lo esperaban, recibirán un fuerte golpe tanto en sus finanzas como en sus desempeños deportivos.
Gajes de ser olímpicos.
Twitter/albertolati