Con la tecnología de Google Traductor

Desde tierras mundialistas. Alberto Lati

Itzel Ubiarco

20, febrero 2015 - 10:47

20 febrero 2015. Alberto Lati

POR segunda vez en la semana tratamos el tema del carnaval, y es que seguramente comprenderán que en estos días toda charla brasileña está impregnada de desfiles, de sambódromo, de disfraces, de fiestas, de batucada, de noche, de caipirinha.
Justo después de referirnos a la obvia e inevitable presencia del carnaval en la ceremonia de inauguración de Río de Janeiro 2016 (de hecho, en la apertura del actual carnaval estuvieron en primera fila los realizadores de la apertura olímpica tomando ideas), ahora lo haremos al inverso: a la presencia de los Olímpicos en el carnaval del año entrante.
Eduardo Paes, prefecto de Río, propuso dedicar de lleno el próximo carnaval al olimpismo, iniciativa que finalmente no prosperó porque, según le han respondido los organizadores, el desfile terminaría siendo aburrido. “La uniformidad de los desfiles, el poner un solo tema, termina por aplacar mucho al carnaval y eso puede no ser bueno”.
En 2014, cuando la Copa del Mundo estaba a cuatro meses de comenzar, el carnaval carioca tuvo una elevada presencia futbolística, más allá de que ésta no fue obligatoria. De hecho, una escuela de samba dedicó toda su puesta en escena a la carrera del máximo goleador en la historia de Maracaná, Arthur Antunes Coimbra Zico. El propio ídolo del Flamengo sorprendió al resistir saludando y bailando, desde lo alto de un carro alegórico, durante las dos horas del desfile.
Ese mismo año, la escuela ganadora se enfocó en la trayectoria de Ayrton Senna Da Silva, justo cuando estaba por cumplir veinte años de haber fallecido.
Los Olímpicos ya han sido tema central de una escuela, pero eso fue en el distante 1997, acaso como consecuencia del centenario celebrado en Atlanta 1996.
La idea de Paes era muy buena: un carnaval completamente olímpico, pero en todo caso podemos estar seguros de que numerosas propuestas se basarán en el fuego de Olimpia, en las pruebas de pista y campo, en el pasado heleno, y que integrarán a las mayores esperanzas brasileñas de medalla.
Todo es carnaval en estos días en Brasil, así como todo (o casi todo) será carnaval en la inauguración olímpica y no todo (pero sí algo) será olímpico en el próximo carnaval de Río.
Twitter/albertolati