Con la tecnología de Google Traductor

El Pollo de Tlalpán. Daniel Reyes

Itzel Ubiarco

16, enero 2015 - 11:02

16 enero 2015. Daniel Reyes

Coladerotas
IBA, éste su servilleta en su patas de hule rojo a mediana velocidad por esas calles de Dios, escuchando un noticioso en la frecuencia modulada, cuando el atingente comunicador Martín Espinoza, informó que los amigos de lo ajeno, se habían “coconeado” una coladera, que tuviéramos cuidado si circulábamos por la incorporación a tal o cual; juicioso como soy me di cuenta que estaba por llegar a dicho punto; en cuestión de segundos, estaba frente a mis ojos un agujero a media pista; con una acción digna de Memo Millas, sorteé el peligro, y a mentadas me fui calmando ese gran susto; ya tranquilo me quedó una gran duda: ¿cómo le hacen los malandrines asquerosos para robarse una coladera en una vía de alta velocidad donde hay circulación a todas horas?
Como si fuera una maldita coincidencia, en la noche de aquel día, mis cuates me invitaron a jugar unas coladeras en un campo de basquet que está por la cantera; la cosa comenzó bien, pero luego cuando se organizó un juego de apuesta, el ambiente fue subiendo de intensidad y las entradas de color; al “chino” que fungía como árbitro, se le comenzó a hacer bolas el barniz y sus marcaciones dejaban mucho que desear; en los últimos suspiros de juego se le ocurrió marcar un penalti a favor de los blancos; los reclamos no se hicieron esperar, pues justo era el equipo de su hermano y de sus primos; los azules le recriminaban de lo lindo y al final esas coladeras nocturnas terminaron con un mal sabor de boca y a medio centímetro de los guamazos.
Supongo que para ir acorde con estos tiempos de corrupción, cochupos, triquiñuelas, y coladeras hace algunos días se destapó otra tamaño familiar en el futbol español; acusaron de amaño de partido a un puñado de jugadores y técnicos concretamente en un partido entre el Zaragoza y el Levante; encuentro que mucho tenía que ver con el descenso en esa temporada.
Entre los más conocidos para el país de la patada están Jefferson Montero, ex monarca, Javier Aguirre, hoy estratega de los ojitos de ojal, y Paulo da Silva diablo rojo del Estado de México.
Es curioso que sólo algunos de los implicados han querido hablar del tema; como curioso es que Paulo da Silva se “engorile” cada que le preguntan del tema, es sonado entre los reporteros de la fuente los entripados que hace el uruguayo cuando le tocan ese vals, inclusive se ha puesto sus moños y ha llegado a condicionar una entrevista diciendo que si le preguntan del hecho se para y se va.
En este caso no está de más darle un consejo (aunque no lo pida) dice mi abuelo: “Si no es verdad, para que te enojas; y si es verdad, para que te enojas”. Porque la verdad es que nos pone muy nerviosos esa actitud tan molesta, no vaya a ser que en una de esas haya chillado el roedor.

Cierro con una obra titulada “cola”
Hoy son tiempos muy actuales,
Son tiempos de la ratota,
Sorprendentes momentos tales,
Que cualquiera tiene colota.
Y si no, quéjense a la FIFA.
Twitter: @pollodetlalpan