Con la tecnología de Google Traductor

Itzel Ubiarco

14, octubre 2014 - 9:00

14 octubre 2014. Teodoro Cano

DESPUÉS de la doble confrontación con selecciones del área de CONCACAF, a pesar de algunos comentarios negativos, se puede considerar que el entrenador y la mayoría de los seleccionados sacaron conclusiones y se dieron cuenta de cómo habrá que prepararse para superar todos los obstáculos que se presentan en esta clase de juegos, sin importar si son amistosos u oficiales. Entre esos contratiempos, para hablar sólo de la cancha, hay que salir airosos para jugar con la cabeza fría y los pies calientes, ya que los rivales no se tientan el corazón a la hora de disputar los balones. Además, los arbitrajes, como el del salvadoreño Joel Aguilar, quien quizá necesite lentes, lo mismo sus asistentes, si tomamos en cuenta que hubo jugadas que rebasaron la dureza para caer en la rudeza. Nuestros jugadores no son palomitas, también sacan a relucir la casta y buscan responder con la misma moneda y quieren hacer justicia por su propia mano.
Frente a Honduras y Panamá por fortuna no hubo lesionados de seriedad, sólo hubo golpes fuertes, como en el caso de Javier Aquino, que se prefirió que ya no jugara en el segundo encuentro, en tanto que Miguel Layún, al que le tundieron en el primer choque, no de cuidado y pudo jugar ante los panameños, y Luis Venegas, que salió con una herida en la ceja producto de un codazo descarado del panameño Román Torres.
Esa fue una experiencia que ya conocían los jugadores que se consideran base en el equipo mexicano, pero los “nuevos”, en caso de que Miguel Herrera los considere para próximos encuentros, sepan qué es lo que se van a encontrar en el futuro. No debemos olvidar que el técnico mexicano tiene que integrar dos selecciones para las dos competencias oficiales a mediados del 2015, primero es la Copa América, en donde también se juega con todo y los silbantes ya han demostrado en otros torneos que les gusta dejar de pitar las faltas fuertes o rudas, los golpes y los jalones que siempre surgen en el área o se aprovechan de la actitud pasiva de los árbitros.
De ahí la importancia de estos partidos en los que Miguel Herrera en el partido ante Honduras echó mano de jugadores como Enrique Pérez, Julio Domínguez, Oswaldo Alanís y Antonio Ríos y luego entraron de cambio Javier Güémez, Alfonso González, Érick Torres y Rodolfo Pizarro, que también tuvieron minutos en el partido ante Panamá, unos desde el inicio del encuentro y otros de cambio.
Uno de los que sintió la fuerza desmedida de las entradas del rival fue Enrique Pérez, quien a sólo tres minutos de iniciado el encuentro sufrió una barrida violenta de Bonieck García que mereció mínimo una amarilla del silbante de Costa Rica Walter Quezada, que dejó pasar muchas entradas tanto de hondureños como de mexicanos, y es aquí en donde seguramente Miguel Herrera va a aprovechar para poner atención para que los seleccionados mexicanos no pierdan la cabeza y se dediquen a jugar al futbol, a soltar el balón de primero o de dos toques para evitar entradas violentas.
Acciones de las cuales ya se dieron cuentan en esos dos encuentros los jugadores mexicanos que aspiran a un sitio en una de las dos competencias oficiales, Copa Oro del área CONCACAF y la Copa América de Sudamérica.
Fueron dos partidos complicados pero en los que finalmente se lograron sendos triunfos. ¿Que no hubo buenos partidos para los espectadores? Estamos de acuerdo, pero no debemos perder de vista que esta clase de confrontaciones es para preparar debidamente a dos seleccionados con posibilidades de conquistar el campeonato, principalmente la Copa Oro, que permitiría a México estar presente en la Copa Confederaciones.
Para nadie es un secreto que jugadores como Guillermo Ochoa, Alfredo Talavera, Paúl Aguilar, Miguel Layún, Héctor Herrera, Oribe Peralta, Javier “Chícharo” Hernández, Marco Fabián y Javier Aquino son gente que está en la lista que forma la base del seleccionado mexicano, pero hay jugadores interesantes que mostraron que van por buen camino, y de mantener o superar su nivel en la competencia local, seguro que se ganarán un sitio, como Enrique Pérez, Oswaldo Alanís, Miguel Herrera Equihua, Luis Venegas; y entre los que van por buen camino podríamos considerar a Julio Domínguez, Antonio Ríos, Javier Güémez, Alfonso González -que está más avanzado-, Érick Torres, Rodolfo Pizarro; y los que tendrán que apretar si quieren seguir en la lista de Miguel Herrera podrían ser Marco Fabián y Javier Orozco, pero ya dependerá de estos jugadores si se les sigue convocando para próximos partidos. Pero definitivamente los juegos ante Honduras y Panamá no fueron ningún desperdicio.

Últimas columnas