Con la tecnología de Google Traductor

Como director opino ESTO. Salvador Aguilera

Itzel Ubiarco

14, enero 2015 - 11:00

14 enero 2015. Salvador Aguilera

CUANDO todos tenemos una preocupación, conciliar el sueño es complicado. En ese sentido, no me quiero ni imaginar lo que están sintiendo el técnico de las Chivas y sus jugadores, que hoy tienen el reto de evitar el descenso del equipo más querido del futbol mexicano.
Sí, sé que son profesionales, pero tampoco estaban acostumbrados a enfrentar esta problemática. Hay equipos que normalmente se mueven por esos sótanos oscuros y fríos, pero el Guadalajara solía estar en otros niveles, en busca de títulos y de más grandeza.
¿Realmente los jugadores y el técnico pueden dormir tranquilos?
El Chepo asegura que sí, que duerme bien, y qué bueno. Eso quiere decir que está muy seguro de lo que su equipo puede hacer en las siguientes semanas para evitar la catástrofe rojiblanca.
Lo que hoy le pasa al Rebaño es triste. Puebla, Veracruz y Leones Negros se han colocado por arriba en la lucha por la salvación que todavía tiene varios capítulos pendientes, pero la realidad actual nos dice que el Guadalajara está en un serio riesgo de perder la categoría. La amenaza del descenso no es cualquier cosa y para colmo se viene un partido durísimo ante los Pumas.
El margen de error se ha reducido al máximo para el Rebaño y esa presión que hoy tiene el equipo del Chepo, la pueden manejar los universitarios para ponerle un “hasta aquí” a esa falta de triunfos en territorio tapatío. Creo que si Memo Vázquez es un poco ambicioso, tendría que ir a ganar y no conformarse con otro empate. Entiendo que es el inicio del torneo y no hay urgencia alguna, pero la mentalidad auriazul no puede ser tan conformista.
¡Ahora es cuándo para ganarle a las Chivas en su cancha!
Debo recordar que la temporada pasada, Pumas fue mejor fuera de casa y que incluso perdió con los rojiblancos en Ciudad Universitaria. Es decir, también hay por ahí una cuenta pendiente por saldar.
El inicio ante Querétaro no fue bueno y hay que corregir de inmediato. Memo debe ser exigente con él mismo y con sus jugadores para pegarle al Rebaño, aunque eso provoque mayor dramatismo en el equipo tapatío.
Tiene razón De la Torre, la competencia sigue y está convencido de que vendrán victorias. Su trabajo como profesional lo tiene tranquilo y es perfecto. El público rojiblanco confía en él y en el equipo. La responsabilidad que tiene es grande y conforme avance el torneo la presión podría crecer si los resultados no llegan. El domingo, durante su presentación en casa, la victoria es más que obligada, a pesar de que se toparán con un equipo complicado que también tiene la presión de hacer un buen torneo.
El panorama está claro.
Chivas y el Chepo se la tienen que rifar. Tuvieron un mal inicio y ahora deberán componer el camino para que su afición no sufra tanto jornada tras jornada. En el caso de los Pumas, basta de mediocridad; hay que rugir y convencer.

LECTORES
Correo: salvador@esto.com.mx
Twitter: @salvadoraguil67 y en Facebook
Nuestra página: estoenlinea.oem.com.mx