Con la tecnología de Google Traductor

Como director opino ESTO. Salvador Aguilera

Itzel Ubiarco

13, noviembre 2014 - 9:44

13 noviembre 2014. Salvador Aguilera

CARLOS Vela habló en la cancha.
Demostró su calidad, hizo dos goles sensacionales, calló bocas y dejó en claro que sí es un jugador de peso que puede marcar diferencia en partidos importantes, ante rivales de jerarquía como sucedió ayer contra Holanda. Valió la pena insistirle.
Su regreso a la Selección no pudo ser mejor, se fue ovacionado y hasta nos hizo pensar lo que hubiera sido del Tricolor en el Mundial de Brasil, con su presencia. Pero efectivamente, ya ni tiene caso voltear al pasado, como tampoco sirve de algo saber por qué no quiso venir antes. Hay que darle vuelta a la hoja. Como lo dijo el propio Robben, lo del penal quedó atrás y debemos superarlo.
Un triunfo que de cierta manera reconforta, que si bien sirve para tener un buen cierre de año -aunque falta el juego contra Bielorrusia-, yo más bien lo veo como el inicio de algo bueno. De un proceso diferente, con otra mentalidad y con otros ánimos.
Hasta el técnico Miguel Herrera decidió jugar distinto, con un planteamiento de 4-4-2, con Diego Reyes en medio campo, con algunas fallas defensivas que tendrán que ser corregidas, pero lo principal es que hay actitud.
Estas giras por Europa, aunque sean breves, no dejan de ser interesantes y ojalá se repitan más. Se entiende que por una cuestión económica se deben jugar amistosos en Estados Unidos, pues de la misma manera, por una razón deportiva se deben buscar enfrentamientos importantes en el Viejo Continente. Creo que eso hablará bien de la Selección, sobre todo porque se tienen varios jugadores allá y eso debe aprovecharse. Ya será labor de Héctor González Iñárritu mostrarnos que sí es posible equilibrar juegos moleros, con juegos que sirvan para crecer. Como lo dijo el propio Guardado, ganarle a Holanda en su casa, desde luego que viste.
Es un triunfo histórico, que recordaremos siempre, que permite proyectar de una manera diferente al futbol mexicano. Se gana prestigio, pero también confianza y un montón de cosas más.
El “bombazo” de Vela en el primer tiempo prendió a todos. Si había nerviosismo o inseguridad, bastó ese gol para pelearle de igual a igual a los holandeses, que tuvieron varias llegadas, algo que parecía lógico ante la calidad de jugadores que tienen. Aquí lo importante es que se les jugó sin temor alguno. Conozco algunos entrenadores que se hubieran echado totalmente atrás.
Aquí aprovecho para decir que al “Piojo” se le ha criticado mucho. Salen algunos entrenadores a vociferar en su contra, como el caso de Tomás Boy, a quien ya quisiera verlo ganar algo algún día, pero lo de Miguel es de reconocerse. De pronto, cuando el barco estaba destrozado y el hundimiento parecía inevitable, lo rescató gracias a que hizo muy buen grupo. Con una defensa inexperta en Selección y en partidos internacionales en Europa, me refiero a Oswaldo Alanís y Miguel Herrera, su pareja de centrales, sacó el partido adelante. Le dio la confianza a gente nueva, a jugadores que le están respondiendo y que muestran hambre. Insisto, sí hay muchas cosas por corregir, se tuvo poco tiempo de trabajo, pero se va por el camino correcto. No puedo dejar de mencionar al “Tecatito” Corona. Ahí está la prueba de que chavos con calidad, deben salir. Qué bueno que no se quedó en Monterrey porque está hecho un jugadorazo. ¡Qué pase le puso a Vela para el segundo gol!
La frase del día fue de Javier Hernández: “Así es Carlos Vela, se le resbala todo”. Ya vimos que sí.