Con la tecnología de Google Traductor

Como director opino ESTO. Salvador Aguilera

Itzel Ubiarco

11, septiembre 2014 - 10:05

11 septiembre 2014. Salvador Aguilera

CUÁNTAS veces no se ha dicho que en el futbol la memoria es corta. Hoy que se vive un nuevo proceso, me detengo a reflexionar lo que ha pasado en el conjunto Tricolor. Hace justamente un año, se vivía uno de los peores momentos que yo recuerde. Perder con Estados Unidos no era novedad, lo triste de ese tropiezo era que el Chepo de la Torre ya había quedado fuera y, sin margen de error, se sufría una dolorosa derrota de 2-0 en Columbus bajo el mando de Luis Fernando Tena.
El “Flaco”, de hecho, sólo dirigió ese encuentro y de inmediato surgió el nombre de Víctor Manuel Vucetich como la opción inmediata, porque el “barco” se estaba hundiendo. Era una etapa de emergencia, pero también de tristeza y de vergüenza, pues el Aztecazo ante Honduras igual estaba muy fresco. El famoso “Rey Midas” se hacía cargo del Tricolor para cerrar la eliminatoria contra Panamá y Costa Rica. El plan era dirigir también la repesca.
El resto de la historia la conocemos. Esa sacudida que vivió el futbol mexicano fue realmente lamentable. Se rescató el resultado ante los panameños en el Coloso de Santa Úrsula, gracias a una “chilena” espectacular de Raúl Jiménez, quien ahora juega en Europa, con el Atlético de Madrid.
Después, Vucetich vivió una de sus más amargas experiencias como entrenador, al perder con Costa Rica y quedar fuera del Tricolor, a pesar de que gracias a la combinación de resultados, México se metió a la repesca. Estados Unidos nos había hecho un favor muy grande, situación que obligaba a la renuncia automática de una serie de directivos que no sabían dónde meter la cabeza, pero curiosamente siguen al frente como si nada.
Y es que, efectivamente, en el futbol la memoria es corta. Desde aquel entonces, Vucetich no ha vuelto a la actividad. Su lugar fue ocupado por Miguel Herrera, quien estaba al frente del América, con el que había logrado cosas muy importantes. Fue él quien, después de terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas, trajo la calma al futbol mexicano y le salvó la cabeza a más de uno.
Si bien Nueva Zelanda no representaba mayor peligro, en esos momentos el Mundial de Brasil estaba más lejos que nunca.
¿Qué es hoy de la Selección a un año de distancia?
El “Piojo” sigue al frente y eso ya es noticia, porque en el futbol mexicano es muy difícil trabajar sobre procesos; la improvisación, la angustia y el escándalo son el pan nuestro de cada día. Como que sin drama, no nos saben las cosas.
En este breve recuento queda claro que un año se va volando, que las agitadas aguas se tranquilizaron y parece que nunca ocurrió nada. Los directivos se pueden seguir equivocando y la Selección comienza una nueva travesía en la que cualquier cosa puede pasar.
Hay nuevos rostros en el equipo. Acabamos de empatar con Chile y de ganarle a Bolivia, en una fecha FIFA que no se aprovechó al máximo. Miguel Herrera ya vivió un Mundial, pero los que hemos cubierto varios procesos, sabemos que lo más complicado es cuando se empieza a fallar en la zona de la Concacaf. Se viene otro año complicado. Hoy, la nave Tricolor luce bien, no hay tormentas que preocupen, y espero que lo ocurrido hace un año no se vuelva a repetir.

LECTORES
Correo: salvador@esto.com.mx
Twitter: @salvadoraguil67 y en Facebook
Nuestra página: http://estoenlinea.oem.com.mx/