Con la tecnología de Google Traductor

Desde tierras mundialistas. Alberto Lati

Itzel Ubiarco

2, octubre 2014 - 8:43

02 octubre 2014. Alberto Lati

ERROR grave del Comité Olímpico Internacional, cuya esencia fundacional es el mantenerse apolítico, cuya prioridad ha de ser el no prestarse a juegos ideológicos y, mucho menos, electorales.
Dilma Rousseff se guardó muy bien la ocasión para visitar por primera vez una de las instalaciones deportivas donde se disputarán los Juegos de Río de Janeiro 2016. A cinco días de las elecciones federales, en las que busca su continuidad como presidenta de Brasil, acompañó a la delegación del COI en su visita de inspección al Parque Olímpico. Y el COI lo permitió.
Ese recorrido, el séptimo que efectúan las autoridades del COI, podía haber esperado unas semanas o haberse anticipado un par de meses, con la simple finalidad de no involucrar al olimpismo en lo que sucederá políticamente en Brasil.
El COI había aseverado antes (como no puede dejar de hacerlo) que en nada cambian sus planes si hubiera un nuevo mandatario en el país sede; las palabras precisas de su titular, Thomas Bach, habían sido: “Creo que todos los candidatos conocen el impacto positivo que los Olímpicos traerán a Brasil (…) Es también una oportunidad del país para atraer turistas y más inversiones. Tengo la certeza de que, quien quiera que sea el presidente o gobernador de Río, va a aprovechar esta oportunidad”.
Sin embargo, el acceder a visitar la obra con la presidenta a días de intentar reelegirse, dio a entender cierta preferencia por la continuidad de Dilma.
No conforme con tomar esa tajada del pastel olímpico, Rousseff se reunió acto seguido con deportistas brasileños (incluido el ex capitán de la verdeamarela, Cafú) en una arena cercana al Parque Olímpico.
El destinar al deporte una tarde completa de estos días determinantes rumbo a la votación, deja claro que Dilma busca cambiar el sentido negativo que ocasionaron a su imagen los mega eventos deportivos. Ahora todo es insistir que Mundial y Juegos son buenos con su legado, ahora todo es reiterar que Brasil será capaz de hacer los mejores Olímpicos como, asegura con total desapego a la realidad, que ya hizo el “Mundial de Mundiales”.
Con las demoras en cada construcción, es preocupante que las obras del Parque Olímpico hayan frenado por la visita de Dilma. Con los fundamentos básicos del movimiento olímpico, es muchísimo más preocupante que esta visita se haya programado a cinco días de los comicios.
Twitter/albertolati