Con la tecnología de Google Traductor

Mira

Tommy al bat. Tomás Morales

Itzel Ubiarco

2, diciembre 2014 - 9:49

02 diciembre 2014. Tomás Morales

LOS CAMBIOS MÚLTIPLES
SE está cumpliendo 60 años del cambio en que intervinieron mayor número de jugadores, un total de 17, entre los Yanquis y Orioles. Desde entonces no ha habido otro en que estén envueltos tantos jugadores, aunque en Liga Mexicana tuvimos hace 20 años uno entre Tigres, entonces capitalinos, y Nuevo Laredo, en que se sumarían hasta 34 jugadores que cambiaron de franela. Fue el año que llegó “Chito” Rodríguez a la jefatura del Tigres para iniciar una nueva era de equipos fuertes y campeonatos, pero que desgraciadamente terminó con los felinos abandonando la capital y rebotando de un lado para otro.
El cambio de los 17 jugadores en las Mayores fue bueno para los dos equipos ya que tanto Yanquis como Orioles recibieron varios que fueron muy buenos jugadores, pero como entonces el equipo de Nueva York ganaba campeonatos se comentó que les había mejor en la transacción.
Los Yanquis recibieron al pitcher Bob Turley que era el estrella de los Orioles, el lanzador Don Larsen que era perdedor con Baltimore, el muy buen short Billy Hunter que nunca pudo batear bien y un lanzador que no la hizo, Mike Blyzka, Jim Fridley que jugó con Puebla para dar largos jonrones en la Veracruzana, el catcher Darrell Johnson y el primera base Dick Krihosky.
Por su parte Orioles recibió casi un equipo completo: el joven catcher Gus Triandos que sería gran jugador, el pitcher Jim McDonald que había ganado juegos en Serie Mundial, el lanzador Harry Byrd que fue Novato del Año, el muy buen short fildeador Willy Miranda que tampoco bateaba, el jardinero Gene Woodling, héroe en varios campeonatos Yanquis y que todavía tuvo muy buenos años después del multicambio, el lanzador Bill Miller y el infielfer Karl Segrist que prometían más de lo que fueron, los receptores Hal Smith, y Don Leppert al que habíamos visto en la Liga Invernal Veracruzana con el Aztecas. Un lanzador Thed DelGrecio que no fue nadie y hasta allí llega la lista, no tan larga como la de Schlinder, pero sí la que marcó récord en la historia del Beisbol. Hal Smith fue ya con Piratas uno de los grandes héroes de la Serie Mundial de 1960 al dar un jonrón de tres carreras en la octava entrada del juego decisivo contra Yanquis.
Así es que hubo héroes de los dos lados del cambio, aunque el juego perfecto de Don Larsen y las buenas campañas de Bob Turley, héroe en la Serie Mundial de 1958, eclipsan a todos los otros 15.
En el cambio monstruoso de Tigres y Laredo llegaron al DF, entre muchos, los jonroneros Marco Antonio Romero y Alejandro Ortiz.