Con la tecnología de Google Traductor

El Pollo de Tlalpán. Daniel Reyes

Itzel Ubiarco

2, diciembre 2014 - 9:49

02 diciembre 2014. Daniel Reyes

CUATRO IDEAS
LA posición más difícil alrededor de un equipo, luego de la de espectador, sin duda es la de director técnico.
Esos personajes toman mayor relevancia en la injusta Liguilla; pues el tan llevado y traído “gol de visitante” los mete en paradojas a las que no están acostumbrados, uno porque no siempre les toca dirigir en liguillas y dos porque de suyo “el gol de visitante” es un espejismo.
Sin embargo, el simple hecho de ingresar a la fiesta grande ya los pone en graves predicamentos a la hora imaginarse cómo deben plantear un juego.
Pepe Cardozo
Es increíble, digno del estudio de algún laboratorio serio dedicado a la actividad paranormal: ¿Por qué, justo en el primer juego de Liguilla, colocó de titular a Gero Amione? Sí, todo mundo conoce las capacidades del ex potro para hacerle ver su suerte a cualquier defensa chico, mediano, grande o gigante; tiene un corazón a toda prueba y en el terreno de la ilusión vale por tres. Pepe prefirió jugar con Benítez y Velázquez, que en muchos partidos no dieron el ancho, ni el largo, mucho menos el alto. Si Amione hubiera sido titular durante el torneo, un mejor gallo le hubiera cantado al diablo. 
Tuca Ferreti
Para hablar del popular bilioso se debe primero escoger un tema; cancha, extra cancha, modales, grillas y malcriadeces. Hablando de fut, el “Tuca” continúa jugando al “señor seguridad” con uno de los equipos, que por lo menos en el papel es más fortachón, lo amarra y da a cuenta gotas muestras de su poder; los cuartos de final los jugaron al filo de la avaricia balompédica y al igual que las Águilas y los rojos no ganaron su clasificación a semis, empataron, terminando el de vuelta tronándose los dedos.
Carlitos Barra
De los cuatro que avanzaron, es sin duda el inesperado; además de ser el único que ganó (en el abultado) su clasificación; a pesar ¡vive Dios! de presentar cambios importantes en su cuadro titular; es, de los cuatro, el único que marcó diferencia con sus cambios y supo controlar el partido, ante un incomodísimo rival. Ahora se encontró de golpe y porrazo con una oportunidad inigualable de ir por el título.
Tony Mohamed
De súbito apareció la peor versión en su estancia Águila del regordete estratega.   
Cuando terminó el juego de vuelta contra los felinos del Pedregal, el Moha celebraba como si hubiera ganado el premio novel de química, el derby de Kentucky o la Copa del mundo, o los tres juntos; luego se fue a insultar a todos aquellos que le han criticado por sus constantes intentos de perder los partidos con planteamientos pusilánimes.
Radio pasillo ha informado que, por esas estrategias tibias justamente y sus inexplicables cambios en los partidos, el equipo se le ha volteado y que tiene más roto el vestidor que las relaciones entre las dos coreas; y que por los rumbos del sur, ya se le conoce como el Pavo.
Pero como la Liguilla es un torneo “diferente”, se espera que los técnicos se rectifiquen, se ratifiquen o se identifiquen.
 
Cierro con una obra titulada “Semis”
 
Con ideas tan diferentes,
hoy resulta un problemón,
planteamientos indecentes,
nos esconden al campeón.

Y si no, quéjense a la FIFA.
Twitter: @pollodetlalpan