12, agosto 2015 - 10:42

┃ ESTO

nota-bellezas-elsa-benites

POR GRACIÁN DE HERRERA ELSA Benítez, sensualidad a flor de piel, lluvia de estrellas, erupción volcánica, tormenta estelar. Ella pertenece a otro universo, es naturaleza salvaje. Divina creación, torrencial belleza mexicana, efervescencia de los desiertos, creadora de cataclismos que abarcan océanos y mares. ¡Ella pertenece a la categoría de las modelos bellas y millonarias! No sólo ha tenido una larga carrera a partir de 1996, sino pródiga y llena de éxitos personales, con más de 30 portadas de las revistas de mayor circulación en el mundo y en las pasarelas de los diseñadores que con el simple hecho de pronunciar su nombre son un signo de prestigio y distinción. [gallery royalslider="199" ids="93735,93736,93737,93738,93739"] Entre las 20 modelos latinas más reconocidas del mundo no deja de cosechar éxitos y lucir su figura, a sus 37 años cumplidos. Elsa en sus orígenes fue portada en tres ocasiones en un mismo año para la revista “Vogue” en Italia y lució en traje de baño para la revista “Deporte ilustrado”. Le llamaron la Diosa del Mediterráneo. Pertenece a los encantos de las flores del desierto que pocas veces podemos ver en su máximo esplendor. Quizá pueda tardar años en brotar otra vez a la espera de los dictados de la naturaleza. Elsa Benítez es un corazón de oro que persigue los caminos de la razón de existir y nunca dejamos de andar en su búsqueda, porque la vida tiene ese sentido. Así lo entendió Neil Young en una de sus canciones, con esa sencillez que enciende el fuego de la vida. Por eso la modelo mexicana brota de las entrañas de la tierra que la vio nacer (Hermosillo, Sonora), con esa luz inconfundible de ojos color arena, cintura de avispa y labios con el sabor del regaliz.