Con la tecnología de Google Traductor

19, julio 2014 - 23:32

┃ Miguel Ángel Mujica

fut-leones-sosa

FOTO: JESÚS TÉLLEZ
MONTERREY.- Llegó el esperado regreso del llamado “equipo que nació grande”.

Después de aquel fatídico 2 de abril de 1994, día en que jugaron su último encuentro en Primera División y donde cayeron ante los rojinegros del Atlas, la fiesta de los Melenudos regresó.

No fue en el mejor lugar, hostil para cualquier equipo que visita el Tecnológico, la gente de Monterrey vio que buenos ojos la franquicia recién ascendida, con mucho aliento desearon a los pocos aficionados de la UdeG suerte en su aventura, aunque no frente a los Rayados.

Bellezas, familias y muchas parejas se dieron cita en el Tec para un día histórico, donde los Melenudos simplemente esperaban el mejor de los resultados un triunfo, aunque al final de los 94 minutos fue adverso.

Sin dejar de lado su pasión, al rededor de 10 seguidores se dejaron notar en la grada general del imperio Rayado, un tenue pero ruidoso grito ¡UdeG, UdeG! se dejó sentir a la salida de los equipos, pero todo lo opacó el inmueble regio, que con sus clásicos gritos y cánticos silenciaron, además del gol de Suazo, la alegría de los universitarios.

El partido avanzó, llegó el empate y la esperanza se empezó a jactar, aunque la realidad del equipo los regresó a sus antiguas épocas, es decir antes de desaparecer del máximo circuito, malos resultados.

De la mano de uno de los actores principales de la desaparición, aunque también de volver a la División de Oro, Alfonso Sosa, la Universidad de Guadalajara está de regreso, con sus míticos colores, y pese a que no fue el mejor resultado tendrán 33 jornadas más para levantarse.

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí