Con la tecnología de Google Traductor

25, junio 2024 - 16:28

┃ José Ángel Rueda

Alejandra Ortega participará en sus segundos Juegos Olímpicos y esta cerca de París 2024. Foto: @COM_MX

La marchista Alejandra Ortega está muy cerca de amarrar su boleto a los Juegos Olímpicos de París 2024 a través del ránking. Ahora mismo. La mexicana ocupa el lugar 49 en la prueba de 20 kilómetros. Sin embargo. Aún deberá sumar puntos en el Campeonato Nacional de Atletismo, el cual se llevará a cabo en el Comité Olímpico Mexicano.

TE GUSTARÍA: ¿Quién Celia Pulido, la mexicana que acaba de conseguir su boleto a París 2024?

“Hay que cerrar el ciclo de la clasificación para los Juegos Olímpicos, el último filtro vendría siendo el Campeonato Nacional el 29 de junio. Donde esa competencia también me estará dando puntos para seguir con el ranking mundial, para seguir teniendo mi lugar”, dijo Ortega, en plática con ESTO.

“Se cumplió la meta de poder estar ya por ranking mundial, entonces ese sería el último filtro. Me siento contenta, me siento muy motivada y con ganas de seguir adelante. De seguir trabajando para enfrentar pues la justa de los Juegos Olímpicos”, agregó la campeona centroamericana.

PARÍS SERÁ UN PARTEAGUAS PARA ALEJANDRA ORTEGA

La historia de Alejandra Ortega está repleta de retos. Tras su participación en Rio 2016, la marchista no pudo revalidar su boleto en Tokio 2020 y la eliminación de la prueba de los 35 kilómetros, distancia que pretendía caminar en París, cambió a la desesperada los planes. Una vez en zona de clasificación, sin embargo, sabe que todo ha valido la pena. Los Juegos Olímpicos en la capital francesa marcarán un antes y un después en la deportista de 29 años. Si bien la marcha es un deporte longevo, mucho dependerá de cómo le vaya en París para definir su futuro.

“Significan días de mucha resiliencia, de mucha paciencia, pero sobre todo con las ganas de poder estar ahí en París y que el sueño otra vez se vuelve a revivir después de Río 2016 y que ahora lo vivo de distinta manera, más madura físicamente y mentalmente, y que para mí París va a ser la pauta de seguir o ya retirarme”, explicó.

Hace ocho años, en Río de Janeiro, Ortega finalizó en el lugar 41. El buen momento que vive le permite ser optimista de cara a París 2024, donde tiene el objetivo bien claro.

“Todos anhelamos una medalla, todos lo que queremos es una medalla. Para mí sentirme satisfecha es estar dentro de las 10 mejores a nivel mundial, estar peleando un top 10, un top 15, ya viéndonos un poco más alejados de lo que pudiera ser, pero realmente quiero seguir mejorando mi marca personal, quiero seguir avanzando en lo que he cosechado y cerrar por debajo de 1:29:00. Eso para mí sería un sueño ya casi hecho realidad y creo que pues no se ve tan lejos, se puede lograr y solamente es que tengamos pues la mente fría, corazón, pasión, amor, disciplina y pues seguir trabajando”, dijo.

SACRIFICÓ MUCHO POR ESTAR EN PARÍS 2024

Bajo el mando del profesor Raúl González, Alejandra Ortega dio todo en busca de la marca mínima establecida por la World Athletics, sin embargo, el tiempo de 1:29:20 se le ha resistido, lo más cerca que estuvo fue en el Gran Premio Cantonés, donde finalizó en el lugar 13 con un tiempo de 1:29:29; es decir, muy cerca de lo que solicita la federación internacional.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

“Me quedé a nueve segundos, se dice fácil, pero pues nueve segundos ya a esos niveles sí son un poco complicados, pero bueno, me siento satisfecha con lo que se hizo en la gira de las tres competencias a las que fui, porque la verdad es que me dio mucha confianza para poder bajar de 1:30:00, que no había tenido la oportunidad en alrededor de ocho años, también mejorar mi marca personal, eso significó mucho para mí, porque después de ocho años vuelvo a repetir una marca similar a lo que clasifican los Juegos Olímpicos de Río, el acercarme más a esas marcas me pone otro escenario más real, más claro, porque realmente sí, lo sueñas, lo visualizas, pero ya cuando lo puedes palpar, lo puedes tentar, es diferente, ya es más real, ya es otra visión totalmente de lo que pueden ser los Juegos Olímpicos”, explicó Ale.

Aquella competencia en La Coruña fue la última de tres que la marchista tuvo que realizar en busca de puntos en el ranking mundial. Para hacerlo no solo sacrificó tiempo, sino también dinero, una estrategia que finalmente le resultó.

“Fue una gira que sinceramente no se tenía programada, porque después de Podebrady, donde no di la marca, se tuvo que ver otra alternativa. Mi sueño es poder estar en los Juegos Olímpicos, tenía que luchar contra viento y marea para poder lograrlo, sabía que no iba a ser fácil, tenía que invertir dinero, tenía que invertir tiempo. El deporte tiene muchas revanchas y una de estas fue las tres competencias a las que fui”.