Con la tecnología de Google Traductor

24, junio 2024 - 20:39

┃ José Ángel Rueda

Noah Lyles está llamado a convertirse en uno de los mejores atletas de París 2024 / Foto: Reuters

El velocista estadounidense Noah Lyles está llamado a ser una de las grandes figuras de los Juegos Olímpicos de París 2024. El atleta de 26 años llegará a la justa veraniega consagrado como campeón del mundo y con la posibilidad de hacer algo que no ocurre desde el retiro del mítico Usain Bolt: revalidar ese título con la corona olímpica.

Te podría interesar: Las golfistas Gaby López y María Fassi aseguraron boleto a los Juegos Olímpicos de París 2024

Para lograrlo, Noah Lyles ha comenzado con su puesta a punto de cara a su presentación en París 2024. El velocista registró este fin de semana su mejor marca personal en la carrera de los 100 metros planos, al detener el cronómetro en 9.80. Dicho registro le permitió colocar el tercer mejor tiempo del año, muy cerca del 9.79 del keniano Ferdinand Omanyala y el 9.82 del jamaicano Oblique Seville.

Más allá del poderoso registro, sin embargo, Lyles llamó la atención con dos gestos que tuvieron lugar previo a sus presentaciones en el Hayward Field de Oregon, durante las exigentes pruebas olímpicas en los Estados Unidos. Cuando la cámara lo enfocó previo a la semifinal, el velocista sacó de su axila una carta del popular manga “Yu-Gi-Oh”, creado por el mangaka japonés Kazuki Takahashi.

En la toma se pudo observar que la figura que el velocista mostraba era la del Dragón Blanco de Ojos Azules, el cual, de acuerdo al manga, resulta un ser prácticamente invencible, una idea que Lyles busca proyectar previo a sus competencias. El Dragón Blanco de Ojos Azules es la carta favorita de Seto Kaiba, eterno rival de Yugi Muto.

Para la final, el velocista volvió a mostrar una carta del manga, aunque en esa ocasión fue Exodia, la cual también apela a la victoria.

LYLES, EL REY DE LA VELOCIDAD

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

En el 2023, Noah Lyles finalmente encontró la consolidación al coronarse campeón de los 100 y los 200 metros durante el Campeonato Mundial de Budapest, además de conquistar los relevos 4×100. El estadounidense mostró sus credenciales para ser una de las grandes figuras de los próximos Juegos Olímpicos, y sobre todo, llenar algo del vacío que dejó Bolt a su retiro, en Rio 2016.