Con la tecnología de Google Traductor

Mira

28, febrero 2024 - 9:00

┃ ESTO en línea

Varios ex árbitros criticaron el bajo nivel de la Liga MX / Foto: Mexsport

Por: José Ángel Parra, Héctor Alfonso Morales y Juan Antonio Dávalos. / Lo sucedido en la final del Apertura 2023 de Liga MX ha dejado embotellada la polémica. El manotazo que Raymundo Fulgencio conectó en el rostro del americanista Julián Quiñones continúa vigente aún después de ocho fechas y media del Clausura 2024. “En mi opinión no era de tarjeta roja”, suelta el ex silbante Eduardo Brizio Carter, como para abrir una herida que no termina de sanar. “No existe la violencia, no existe el afán de lastimar, que es el espíritu de la conducta violenta”, resuelve convencido el también colaborador de ESTO.

TAL VEZ TE INTERESE: Roberto García Orozco reveló que no siempre pitan los mejores árbitros: “Hay compadrazgos”

“A Adonai Escobedo -árbitro de ese partido-, el VAR le dio la oportunidad de reivindicarse, y de terminar el juego sin problemas. Digo, yo no lo veo como expulsión, no lo veo en una actitud violenta que quiera hacer daño. Eso se lo preguntas a cualquiera y te dice, ‘definitivamente hay un manotazo, pero no es violento’”, coincide Felipe Ramos Rizo, ex silbante mundialista y actual especialista de la cadena ESPN.
“Y, sin embargo, lo expulsó, porque dicen que ya había salido el balón. Ahí es muy discutible”, retoma Brizio Carter. “Para cuestiones técnicas sería importante que ya hubiera salido el balón, pero en cuestiones disciplinarias, no tanto”, abunda el otrora hombre de negro, quien también es veterinario de profesión.

De ese punto en adelante “hemos visto cualquier cantidad (de manotazos), hay veces que expulsan y hay veces que no, entonces están confundidos”, observa Felipe. “En mi opinión, yo no lo hubiera expulsado”, insiste, consciente de la ausencia de un mismo criterio en esa y otras acciones.
“Creo que le ha costado mucho trabajo a Don Armando Archundia tratar de unificar el VAR y ha sido un desastre en este sentido”, arguye Lalo, quien recuerda el manotazo de Julián Quiñones a Omar Mendoza, en el América-Querétaro de la fecha 2, el cual llegó como una especie de karma al futbolista naturalizado. “¿Cuántos manotazos ha habido?”, cuestiona preocupado. “Unos se expulsan, otros se amonestan, unos se lo anuncian y están en juego, y otros, ni siquiera”, reprocha.
“Sí, el criterio es muy variable en los árbitros”, considera Ramos Rizo. “Inclusive en un árbitro que dirige un partido te puede tomar dos decisiones diferentes, siendo la misma jugada. Tengo 19 años en ESPN haciendo análisis cada semana, y me doy cuenta de lo que pasa. En una misma jornada puedes ver tres o cuatro jugadas iguales, y todas con diferente decisión, con diferente decisión técnica, y con diferente decisión disciplinaria”, asegura.
La confusión se da porque “les llega una carga de presión de la comisión o de directivos”, alega Felipe. “Podría ser que de repente ya no saben ni qué hacer. No saben manejar la presión de lo que surge en un partido, no saben manejar la presión de la prensa ni cómo manejar la presión de los analistas. Tienen un criterio muy irregular”, añade.

Foto: Mexsport

¿En qué ha redundado la disparidad de criterios? Según Ramos Rizo “(Los árbitros han perdido autoridad en cancha, personalidad) y jerarquía. O sea, se ha perdido demasiado, no solamente dentro de nuestro fútbol mexicano, a nivel internacional se ha perdido muchísimo”.
“Digo, César (Arturo Ramos) es el único porque tiene experiencia, porque ha ido a dos Mundiales y es el único que puede representar, porque sabe lo que son los eventos internacionales. Los árbitros mexicanos siempre eran del top mundial. Y hoy no solo han perdido esa jerarquía, esa personalidad, ese respeto y credibilidad, aquí, en México, sino que internacionalmente se ha perdido prácticamente todo el nombre”, lamenta.

CLUB DE TOBBY EN LA LIGA MX

Otro tema que no ayuda a los silbantes es la eterna polémica en torno al América. Equipo al que los conspiranoicos atribuyen toda clase de favores de los impartidores de justicia. “Una jugada dudosa, se la marcas a favor del América, los eternos sembradores de veneno. Que han prohijado la leyenda urbana de que se ayuda al América…”, ejemplifica Brizio. “Aparte, eso vende, ¿no? Y muchos se la creen”, agrega.
Sin embargo, descalifica dicha posibilidad, aunque reconoce que el factor no ayuda en la toma de decisiones: “Yo les diría, si están convencidos de que está arreglado, no vean el partido. Mejor vean la Rosa de Guadalupe. ¿Para qué lo ven, si esto ya está arreglado? Es otro de los factores que ha vuelto muy difícil arbitrar”, dice.
En la misma línea argumenta Ramos Rizo: “América había sido uno de los equipos más afectados por las decisiones arbitrales. Yo creo que aquí lo que pasa es que el nivel arbitral es parejo para todos, irregular. No veo que favorezcan a alguien. Sí hay a quienes les pesa dirigir determinados partidos y a determinados equipos, y eso los convierte en árbitros inseguros, que no toman decisiones importantes”, acusa.

Pese a lo anterior, Brizio admite que no es nada sano el volumen de gente. Tanto en la Federación Mexicana de Futbol como en la Liga MX, relacionada con Televisa. “Sí, es el club de Tobby, es el club de Tobby”, descubre. “Todos los que participan ahí tienen que ver con Avenida Chapultepec 18. Todos, todos, todos. Eso no es sano, empezando por ahí. No hagas cosas buenas que parezcan malas”, reprocha.
El hecho es de que la Comisión de Árbitros no se puede independizar, porque “es parte de la FMF, está dentro de su órgano y eso está reglamentado”, dice Ramos Rizo. “Aquí el tema es que la Comisión tiene la autonomía para capacitar a sus árbitros, instruirlos de forma correcta, y no se está haciendo”. La propia FIFA “exige que cada asociación tenga una rama, una sucursal, un ala o un organigrama en el que esté involucrado el Comité de Árbitros”, precisa Brizio Carter.

DESCANSO PROGRAMADO

A partir de lo sucedido en la final de Liga MX entre América-Tigres, del Apertura 2023, y de la controvertida expulsión a Fulgencio, el silbante Adonai Escobedo reapareció hasta la fecha 6 del Clausura 2024. La justificación de la comisión, a partir de entonces, ha sido comunicar que los silbantes no han sido sancionados, bajo el argumento de recibir un “descanso programado”, algo que ha levantado ámpula.
“Definitivamente esas sanciones no se dan a conocer a los medios de comunicación”, alega el ex árbitro Roberto García Orozco. “Conozco bien cómo se trabaja, y es así. Muchas veces algún equipo se queja y obviamente existe mucha presión para la Comisión e Árbitros. De no poner a ese árbitro para el siguiente fin de semana”, añade.

Además del caso Adonai se sumó el de César Arturo Ramos Palazuelos, quien pitó el América-Monterrey, y después de no pitar el discutido penalti sobre Diego Valdés, quedó marginado en la siguiente jornada de Liga MX, también con la categoría de “descanso programado”.
“Lo que llama la atención es que la Comisión de Árbitros justifique con un comunicado que César no estaba sancionado. Que había una rotación, y que posiblemente exista una salida internacional, cosa que no ha pasado. Entonces yo creo que lo más claro, lo más transparente, es decir que no tuvo una buena actuación”, aboga García Orozco.
En síntesis, los árbitros se equivocan de todas, todas, pero nunca con un propósito de favorecer al América. Al menos, no ellos.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí