Con la tecnología de Google Traductor

30, noviembre 2023 - 21:22

┃ Guillermo Abogado González

Atlante y Cancún definirán todo el domingo. FOTO: LUIS GARDUÑO

Los goles no llegaron. Atlante y Cancún firmaron un empate sin goles en una final de ida de la Liga Expansión MX que fue de más a menos y ahora el campeón se definirá el fin de semana en territorio quintanarroense. Nada está escrito.

No importó que el ascenso no fuera el premio. Como ya es una costumbre, el atlantista de corazón hizo una aceptable entrada en el Azulgrana. Llamado así por muchos, aunque de manera oficial es el Estadio de la Ciudad de los Deportes. El Equipo del Pueblo estuvo respaldado, el orgullo, un título y el premio económico de consolación fueron motivos suficientes para ir por el tercer título.

Como era de esperarse, los Azulgrana trataron de hacer valer su localía en este primer capítulo de la final. El conjunto más ganador de la Liga de Plata del balompié mexicano sabía de la importancia de tomar ventaja y por eso desde los primeros compases del compromiso cabalgó rumbo al arco defendido por Reséndez.

Las ideas y las iniciativas las tuvo el equipo dirigido por Mario García, no obstante, la puntería, al menos en el primer lapso, se quedó en el vestidor. Entre tantas fallas, la más llamativa fue la de Jiménez, quien a bocajarro remató al travesaño. Por la distancia era más difícil pegarle al horizontal que anotar.

Durán y Lajud también se sumaron a los constantes fallos de un Atlante que quería, pero no podía en un primer lapso en el que se pudo ir con la tranquilidad que te permite adelantarte en el marcador. No fue así. Cancún, por su lado, apostó a la resistencia en propio campo y a lo latigazos al contragolpe. Si bien no tuvo tanta claridad, el colombiano Rodríguez perdonó la más clara para su causa cuando en lugar de pegarle de primera quiso recortar de frente a la meta del “Gansito” Hernández y terminó por caerse.

EL SEGUNDO TIEMPO NO MEJORÓ

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

Si en el primer lapso Atlante dejó la puntería, para el complemento también se quedó en el vestidor el futbol. El ritmo de partido bajó, todo disminuyó, por un momento dejó de parecer una final y eso le convino a los quintanarroenses. El DT García lo entendió y en su afán de despabilar a su escuadra envió tres cambios de un jalón, pero todo quedó en un solo intento.

Las Iguanas pese a todo pusieron en predicamentos a los locales. Castillo voló un disparo, luego desaprovecharon un dos contra uno por un mal pase en el momento indicado y Ortega de frente a Hernández envió su remate por un costado. Los Potros de Hierro se agarraron de los tiros de esquina para tratar de buscar ese ansiado gol, pero no llegó y todo quedó abierto para la vuelta.

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí