Con la tecnología de Google Traductor

28, noviembre 2023 - 6:00

┃ José Ángel Rueda

Ángeles Ortiz supo sobreponerse a la falta de apoyo de la Conade / Foto: @Conade

Motivada por la fortaleza que siempre la ha caracterizado, María de los Ángeles Ortiz se convirtió en Santiago 2023 en pentacampeona parapanamericana, en la prueba de impulso de bala. La medalla de oro conseguida por la mexicana se dio a pesar de un complicado proceso en el que vivió algo que nunca antes había experimentado: el abandono de las autoridades deportivas del país. La historia comienza en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, donde “La leona”, como se le conoce por su tenacidad, buscaba su tercer título paralímpico al hilo, sin embargo, una lesión provocada por un descuido de su entrenador, que de manera accidental dejó caer una barra de más de 130 kilogramos en su brazo derecho, con el que lanza, complicó todo. Faltaban cuatro días para su competencia y a pesar de que lo intentó, no pudo meterse a la zona de medallas, al quedar en cuarto lugar.

Tal vez te interese: México conquistó 29 medallas doradas en Santiago 2023 ¡La peor cosecha en Parapanamericanos!

La paratleta informó a la Conade del contratiempo, sin embargo, lejos de recibir el apoyo que ella esperaba, como una referente en su disciplina a nivel mundial, fue citada en las instalaciones de la comisión, donde le informaron que su beca sería reducida, de acuerdo a los nuevos tabuladores. “Cuando sucede lo de Tokio a mí me mandan a llamar de Conade, me sientan en una oficina y me dicen ‘Ángeles, te damos las gracias por todo lo que le has dado a México y entendemos que tu ciclo ha concluido, porque entendemos que, si no estás de acuerdo con que te bajemos la beca conforme marca el tabulador nuevo, que como no ganaste medalla la beca baja casi al 50 por ciento, tú ya no quieras seguir’, pero prácticamente me estaban despidiendo”, contó Ortiz, en entrevista con ESTO.

En la oficina había “tres personalidades, una mujer y dos hombres”, de los cuales sólo uno de ellos buscó mirar hacia el futuro y ver qué necesitaba la deportista para volver a lo más alto, pero poco después esta persona fue despedida y la campeona, con toda su historia y brillo de su legado, quedó sin entrenador y sin equipo multidisciplinario.

“Las formas son las que matan, terminas de rematar un atleta, si el atleta no es fuerte, ya es para que la carrera se hubiera terminado ahí, para que esta medalla no existiera. La beca es un derecho que tú te ganas, porque está escrito en una reglamentación que si ganas tal lugar tu beca va tabulada, no es un apoyo, es un derecho que te ganas como deportista cuando tú logras algo, pero hablo en el otro extremo, en el extremo de que te dejan solo si no obtienes una medalla. El abandono en la nutrición, en la psicología, el que no se interesen ya en un atleta porque en esa edición no trajo la medalla”.

“En ese momento, empieza algo que no espera un atleta, en ese momento, para ciertos organismos deportivos, es como si se hayan borrado todo lo que tú has hecho, se hayan borrado los 15 récords del mundo, los 18 años de darle a México lo más preciado, de ponerlo en lo más alto de podio, ininterrumpidamente. Con todo esto hubo un abandono casi total, a excepción de la beca que me gané por el cuarto lugar, es cuando el deporte, tu familia, tu casa, la fe y el amor, te enseñan tantas cosas que dices, o te quedas ahí o sales, con mayor fortaleza. Sales sola, pero tienes que salir fuerte otra vez”, contó la deportista.

Y eso hizo. Ángeles Ortiz consiguió un entrenador por sus propios medios, pagó un psicólogo que la ayudara a superar el golpe que supuso Tokio 2020 y puso en marcha el ciclo rumbo a París 2024. A pesar de todo, busca que la experiencia amarga sirva para que las cosas sean distintas en el sistema deportivo mexicano, tanto con las nuevas generaciones como con las ya consolidadas, que no por una mala participación pierdan el impulso de una carrera.

“Estoy convencida de que cuando un atleta inicia hay que brindarle apoyo, sobre todo si estamos viendo que tiene el somatotipo, que tiene la disciplina, que tiene la entrega total que el deporte celosamente exige, para que pueda dar resultados, y si es una atleta consagrado, que no cabe la menor duda de que es un gran atleta, que deportivamente ha sumado y ha sumado para el país, ahí es cuando la mano amiga, la famosa palabra que llaman inclusión debe existir.

“Es cuando más un atleta necesita un trabajo psicológico, que yo tuve que pagarme. Haber un trabajo nutricional, que también tuve que pagarme, un trabajo con un entrenador, que al principio también tuve que pagarme. El sistema deportivo de un país tiene que abrazar al atleta cuando ha caído por primera vez. Además por una lesión que no provocó el atleta. Salir de una lesión no nada más es salir físicamente, lo que más trabajo cuesta es salir psicológicamente”, cerró.

Resiliencia, la clave de sus logros

El carácter de María de los Ángeles Ortiz es a prueba de todo. La fortaleza de su alma la ha llevado a superar las pruebas más grandes que le ha puesto la vida. Como el accidente que la llevó a perder la pierna en el 2004, luego de ser atropellada por un conductor en estado de ebriedad. También logró vencer un agresivo cáncer. La clave de cada una de sus victorias ha sido la resiliencia y esa capacidad de sobreponerse a la adversidad. La medalla de oro en Santiago 2023 fue fruto de esa cualidad.

“La perseverancia, la disciplina, el amor a lo que haces, la pasión, la resiliencia. Yo creo que la palabra clave en este momento es la resiliencia. Porque hay momentos, situaciones, etapas, ciclos en los que pareciera que todo lo recorrido se viene muy abajo. Que lo que con tanto esfuerzo has ido caminando, luchado para obtener reconocimiento y logros personales, objetivos, recompensas, pareciera que se viene abajo. Y cuando todas las puertas se cierran, siempre hay una ventana con luz que se abre para las personas que tenemos esa resiliencia. Esa capacidad de continuar a pesar de todo, esa capacidad de no rendirse jamás y continuar con tu objetivo. Al final el sueño es tuyo, no de quienes te cierran las puertas”, confesó la paratleta, en entrevista con ESTO.

María de los Ángeles Ortiz llegó a Santiago 2023 sin ser favorita. Aún así la paratleta dominó la competencia al llevarse la medalla de oro tras conseguir un registro de 10.38 metros. Esa distancia fue suficiente para imponer nuevo récord de las Américas.

“A pesar de todas las situaciones adversas, no me detuve. Cuando nadie creía en mí y cuando todo el mundo decía que no iba por una medalla, Dios también hizo su parte. El amor, la pasión y la entrega hicieron su parte. Y cuando todos los votos eran para Estados Unidos, para Brasil, para otra mexicana. Se demostró lo que se tenía que demostrar y gracias a la disciplina que tengo, férrea, salir adelante”.

Su historia es un ejemplo no solo a nivel deportivo, sino también en cada uno de los aspectos de la vida.

“Esa es la clave de todo. Inspirar a otras personas, a otras mujeres, a otros niños, a otros jóvenes a que hagan deporte desde niños, como yo lo hice, desde los ocho años, que toqué mi primera bala. Que ellos encuentren en alguna disciplina deportiva. El valor del juego limpio, del compañerismo, de ayudar mutuamente. De levantarse cuantas veces te hayas caído, de poder levantarse cuantas veces te hayas caído. El valor de poder sobreponerse a las frustraciones, el valor de alcanzar una meta. El valor de no alcanzarla, pero seguir trabajando para alcanzarla cuando llegue el momento adecuado”.

La bala es la que tiene todos los sueños de Ángeles Ortiz

María de los Ángeles Ortíz consiguió su boleto para los Juegos Paralímpicos de París 2024, los cuales serán los quintos en su historial. La tabasqueña no ve una eventual medalla como una revancha tras lo ocurrido en Tokio 2020, al contrario. Los resultados obtenidos a lo largo de su carrera reflejan su capacidad.

Cada vez que yo lanzó una bala abrazo mi sueño. Yo sé que no necesito demostrarle nada a nadie, porque desde el 2007 hasta antes de Tokio, 2019. Todas han sido medallas de oro y récords del mundo, creo que solo tengo dos platas en mi carrera. Han sido mundiales, han sido Parapanamericanos, Juegos Paralímpicos, Beijing, Londres, Rio, no por un evento en el que además se demostró la lesión”, explicó.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

Ya con el boleto paralímpico tras obtener el cuarto lugar en el pasado Campeonato Mundial, la paratleta ya se enfoca en las competencias que vendrán. “Solamente puedo agradecer. Prepararme más, tratar de fortalecerme más, y dar lo mejor de mí en las siguientes justas que se vienen, Campeonato del Mundo en mayo y en verano los Juegos Paralímpicos. Por México, por mí y por mi familia”, cerró.

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí