Con la tecnología de Google Traductor

14, noviembre 2023 - 18:49

┃ José Ángel Rueda

Josh Allen tiene el mejor número de intercepciones. Foto: AFP

Josh Allen es uno de esos mariscales de campo cuyas virtudes son tan apabullantes como sus defectos.

Capaz de liderar la NFL en cuanto a pases de touchdown, con 19. El quarterback de los Bills también encabeza la lista de intercepciones, con 11, dos estadísticas que chocan y que de manera irremediable incrementan las dudas sobre su capacidad para llevar a Buffalo a la gloria.

TE GUSTARÍA: Los 49ers volvieron al triunfo y aplastaron a los Jaguars

Seleccionado como la séptima selección global en el Draft del 2018, el egresado de Wyoming ha pasado por varias etapas en la NFL. De la duda generada en su primera campaña pasó a la consolidación y ahora nuevamente a las dudas. El mariscal de campo de los Bills ha visto frenada esa proyección que lo llevó a convertirse en su momento en el quarterback mejor pagado de toda la liga.

De físico imponente y brazo portentoso, Josh Allen logró desarrollar un estilo propio en la liga. Su capacidad para correr el ovoide sin sufrir los estragos de los golpes se combina con la facultad de ir a la zona profunda del campo. Lo que a menudo da como resultado un juego espectacular. El problema viene cuando esas mismas cualidades le juegan en contra.

No es ningún secreto que Allen ha batallado para cuidar el ovoide desde su llegada a la liga. En su primera campaña, cuando se hizo de la titularidad, registró un total de 12 entregas de balón en 12 partidos. La elevada cifra encendió las alarmas, pero de alguna forma la franquicia confió en él.

Allen respondió a esa confianza al reducir el número de intercepciones en sus dos campañas siguientes.

En el 2019, registró nueve entregas de balón en 16 partidos. Mientras que en el 2020, el año de suexplosión, firmó 10 intercepciones por 37 touchdowns. Cuando todo parecía que el mariscal de campo había superado finalmente sus problemas para cuidar el ovoide, Allen tuvo una recaída de la cual aún no logra levantarse.

En la campaña 2021, el general de los Bills registró 15 intercepciones en 17 partidos, una estadística que lo colocó dentro del top 5 de quarterbacks con más entregas. La cosa no cambió en el 2022, con 14 entregas en 16 encuentros.

En la presente campaña, la situación luce crítica para el mariscal de campo de los Bills. En apenas 10 partidos acumula 11 entregas de balón y no parece encontrar el camino para revertirlo. Allen ha extrañado el cobijo de Brian Daboll, quien fuera su coordinador ofensivo en sus primeras temporadas, sin embargo, desde que partió a los Giants, en el 2022, ha frenado su proyección.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí