Con la tecnología de Google Traductor

14, octubre 2023 - 16:28

┃ Arturo Méndez

Charlene Arguimbau logró convertirse en piloto / Foto: CORTESÍA @estoeschar

Oaxaca de Juárez.- Una niña originaria de Valle de Bravo que creció soñando con estar detrás de un volante profesionalmente hoy vio cumplido su sueño. Tras varios años anhelando formar parte del automovilismo de manera profesional, Charlene Arguimbau vio en las redes sociales un medio para lograr un fin. La actual piloto de 30 años sabía que el camino no sería fácil y por ello tomó un camino diferente al convencional, canalizó su amor por los autos al estudio de los mismos para difundirlo a través de las redes sociales y así encontró una oportunidad para hoy estar disputando su primera Carrera Panamericana.

Tal vez te interese: Carrera Panamericana 2023: checa los cierres viales y rutas alternativas en CDMX

“Siempre me ha encantado, ha sido mi pasión. Cuando era chiquita y me decían ‘qué quieres ser de grande’ yo decía piloto de coches y me tiraban de loca. Mírame ahora, ya soy piloto de la Carrera Panamericana”, comentó con suma alegría la mexicana en charla con ESTO.

Char comenzó a generar contenido de automovilismo

Char como la conocen sus amigos y seguidores en redes sociales comenzó a escribir y generar contenido sobre automovilismos desde hace ya varios años, sin embargo, fue hace uno que la difusión de dicho material vio la luz por primera vez, después de confiar en sí misma y esperar lo mejor de su trabajo. Con el paso de los años, la suma de sus seguidores y su dedicación, un par de marcas voltearon verla y fue invitada a competir a bordo de un VW Bochito en la edición 36 de la Carrera Panamericana, no así al volante, pero sí como navegante. Puesto de suma importancia y que pese a sonar como sólo iría en calidad de copiloto, Charlene y todos los acompañantes deben de cumplir las mismas especificaciones que un piloto. El sueño se cumplió.

“Me la debo a mí, porque ha sido mucho esfuerzo, mucha dedicación, mucho entrenamiento, y creo que yo estoy antes que todo. Amo mucho a mi novio, a mi familia, a toda la gente que está cerca de mí, pero me la debo a mí”, agregó la mexicana, quien recordó sus inicios en esta disciplina a los 12 años con ayuda de su padre.

El padre de Charlene Arguimbau fue quien la ayudó

Fue él quien brincó la opinión de su madre respecto a que Charlene se subiera a un automóvil a su corta edad.

“Era una camioneta viejita, una Cherokee de mi mamá. Cuando mi mamá se iba de viaje, mi papá me enseñaba a manejar en su camioneta sin que ella supiera. Mi mamá no me soltaba el coche. Mi papá me enseñó a manejar a los 12 años y me ponía almohadas porque yo no llegaba a los pedales y no veía. Ahí aprendí a manejar y hoy soy la más feliz del mundo”, narró.

Al voltear hacia atrás y ver los avances en su corta pero ascendente carrera la hacen valorar su esfuerzo, y aunque en su primer participación en ‘La Carrera’ no llegará hasta Monterrey por la categoría en la que compiten, agradeció a toda la gente del automovilismo mexicano que confía en las mujeres.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

“La frase fue ‘El deporte motor no tiene genero’, es bien fuerte porque como bien poquitas mujeres en este deporte y entrar ha sido complicado. Todo mundo tiene la idea de ‘es mujer, maneja mal’, y no manejamos tan mal. En lo personal nunca he tenido u ataque al respecto, me ha ido bien. Estamos más abiertos como sociedad a aceptar a mujeres en trabajos que antes eran de hombres”, cerró.