Con la tecnología de Google Traductor

Mira

28, junio 2023 - 6:21

┃ Álvaro Zaldaña

Whalley no dudó un segundo _darle el sí_ a Chivas. FOTO: OSWALDO FIGUEROA

La tradición de Chivas indica que sólo pueden defender sus colores aquellos jugadores con nacionalidad mexicana. Pero siempre que llega alguien a sus filas y que tienen origen extranjero o doble nacionalidad se desata polémica. Óscar Whalley vive una historia similar, aunque está seguro de sentirse identificado con México, pese a que la mayor parte de su vida la ha hecho fuera del país.

TE RECOMENDAMOS: ¿La ‘Bomba’ del verano? Érick Gutiérrez estaría cerca de ser nuevo jugador de Chivas

El nuevo guardameta que llegó este verano para pelear por la titularidad en el Guadalajara contra Miguel Jiménez, nació en Zaragoza, España, el 29 de marzo de 1994, con la particularidad de tener una madre mexicana y un padre británico. Sin embargo, es México el país con el que siente un particular afecto.

“Tengo la suerte de haber crecido en una casa con una educación multicultural; pues parte de mí es mitad mexicana y la otra parte es mitad británica, pero siempre ha habido algo especial por la parte mexicana. Me hace muy feliz estar aquí, no solo por mi mamá, sino por mí, porque al final es algo que también está dentro de mí. Y tener la suerte de estar aquí, representando a este club con esos valores me hace súper feliz”, dijo en entrevista exclusiva con ESTO.

Whalley reveló que durante su niñez ocasionalmente visitaba la ciudad de Monterrey, de donde es originaría su madre, e inclusive por ella desarrolló un cariño importante por los Tigres, pero una vez que comenzó su carrera futbolística, los viajes constantes terminaron. Eso sí, ahí fue donde le tomó el gusto a la comida nacional y al picante.

ÓSCAR WHALLEY NO PUDO NEGARSE A CHIVAS

El guardameta, que durante el primer semestre del 2023 estuvo con el Deportivo Lugo de la Segunda División de España, recibió la oferta de Chivas, justo en la parte final del campeonato ibérico, donde su equipo se debatía entre mantener o no la categoría.

Y aunque llegaron varias invitaciones, aseguró que, al saber del interés de los mexicanos, no lo pensó mucho.

“En el momento que se consumó el descenso, mi agente me comentó esta opción. Antes ya me había dicho de otras, pero mi pensamiento no pudo ser otro que en Chivas. Siempre me había dicho que me encantaría poder estar compitiendo todo lo que resta de mi carrera deportiva en el más alto nivel, en el club más grande, como en este caso”, comentó.

Whalley señaló que en España se conoce y se respeta a Chivas como un equipo importante y simbólico, por la particularidad de jugar con puros mexicanos. Algo similar a lo que sucede con el Athletic de Bilbao, al utilizar solamente jugadores nacidos en el País Vasco.

Es este reglamento interno el mismo que le ha provocado dolores de cabeza a los dirigentes del Deportivo Guadalajara, pues cabe recordar casos como el de Gerardo Mascareño, nacido en Maryland, Estados Unidos, quien desató una polémica entre los socios del club en 1998.

Este futbolista también era mexicano por parte de sus padres, pero la política interna especificaba que podían solamente aquellos nacidos en territorio nacional, aunque finalmente estuvo una temporada con los rojiblancos. Otro caso reciente fue el de Santiago Ormeño, mexicano de nacimiento pero que representó a la selección peruana.

WHALLEY YA RECIBIÓ EL CARIÑO ROJIBLANCO

Justamente, los primeros en alzar la voz en este tipo de situaciones es la afición de Chivas, pero en el caso de Whalley, el portero apunta que solamente ha recibido cariño.

“La verdad es que estoy tranquilo. Simplemente el contacto que he tenido con la afición de Chivas ha sido espectacular, me han transmitido mucho cariño y la verdad que simplemente tengo buenas palabras hacia ellos. Mi único objetivo aquí es trabajar muy duro, sudar esta camiseta lo máximo posible para poder estar en las mejores condiciones”, dijo al Diario de los Deportistas.

Eso sí, Óscar no se siente diferente o que tiene una responsabilidad mayor al ser una especie de “caso especial”, pero tiene claro que si quiere evitar cualquier crítica relacionada a su nacionalidad “tengo que trabajar como el que más, dejarme la piel en cada entrenamiento, en cada situación. Con eso conseguiré mi mejora como jugador y podré darle mi mejor versión al club”.

Además, dejó claro que, para él, llegar de Europa a un equipo como Chivas no representa un retroceso en su carrera.

“Estas ya son situaciones que se te dan en la vida, pero yo creo que poder venir a las Chivas para nadie será un paso hacia atrás, nunca, sino al revés. Es venir a un club enorme, gigante, y con una ilusión y con unas ganas que casi no me caben en el pecho”, expresó.

SUEÑA CON LA SELECCIÓN MEXICANA

Óscar Whalley espera que Chivas le de ese impulso a su carrera que tanto le ha faltado, pues nunca pudo jugar en la Primera División de España a pesar de ser halagado constantemente por sus 1.89 centímetros de altura y gran salto.

Para él todo es claro: primero asentarse en los rojiblancos, ganarse a la afición, un lugar, después un título y al final llegar a la selección mexicana.

“Cuando tenía 19 años estaba haciendo un gran papel en la Segunda División del fútbol español y me convocaron para la Selección Sub-21, pero fue un partido amistoso, así que podría ser seleccionable perfectamente por México. Por supuesto que me ilusiona jugar con México”, sentenció.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí