Con la tecnología de Google Traductor

Mira

21, junio 2023 - 20:10

┃ José Ángel Rueda / ENVIADO

La población de San Salvador está contenta por los Juegos Centroamericanos. FOTO: LUIS GARDUÑO/ENVIADO

SAN SALVADOR.- El aire es húmedo en San Salvador. Las lluvias que han caído no han servido para enfriar el ambiente, por el contrario, el calor se junta en esa tierra rodeada de selvas. Según Rolando, el conductor del Uber que nos lleva del aeropuerto al hotel, hay más tráfico de lo normal por estos días. Se lo atribuye a los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

TE RECOMENDAMOS: Juegos Centroamericanos fecha, dónde ver en México y panorama de la delegación

“Entonces me quieres decir que esto va a empeorar en cuanto arranquen los juegos”, le digo preocupado. Pero se apresura a tranquilizarme, y me dice que no, que ahorita la ciudad está colapsada por las obras que deben terminarse a marchas forzadas.

La noche del martes, el propio Rolando pasó por los lindes del estadio Jorge Mágico González, donde este viernes se llevará a cabo la inauguración. “Por dentro está terminado”, dice, pero por fuera aún siguen trabajando. Un ejército de hombres apura como puede los últimos detalles, todo debe estar a punto para la gran noche.

A pesar de que el presidente de Centro Caribe Sports, Luis Mejía Oviedo, ha catalogado de proeza el hecho de que el país salvadoreño haya organizado la justa en poco más de año y medio, tras la renuncia a la sede de Panamá. En El Salvador nadie está dispuesto a no terminar con lo empezado.

EL SALVADOR YA SABE ALOJAR JUEGOS CENTROAMERICANOS

Esta será la tercera vez que el país albergue la justa deportiva más importante de la región. La primera, celebrada en 1935, quedó demasiado lejos, y la segunda, en el 2002, El Salvador se debatía en un territorio dominado por las pandillas. El 2023 llega en una efervescencia política encabezada por el presidente Nayib Bukele.

En tiempos donde el deporte suele acaparar los reflectores del mundo. El gobierno del mandatario no dejó pasar la oportunidad de organizar el evento. Por más que el poco tiempo para hacerlo amenazara con condenar el proyecto al fracaso.

Aunque seguramente hay quien no está de acuerdo con sus ideas, los salvadoreños viven tiempos de libertad. Esa donde caminar en las calles o conducir taxis antes era considerado todo un riesgo. El Salvador celebra los tiempos nuevos y entonces ve bien la llegada de los juegos, como una forma de mostrarle al mundo que son otros.

SE SIENTE UN CAMBIO EN EL SALVADOR

“Me parece una excelente idea, ya que, a través de estos juegos, es que el país proyecta una nueva imagen hacia el exterior. Anteriormente solo salían noticias negativas. Con este tipo de eventos se da a conocer lo que se está haciendo en el país, que ya estamos en tiempos más tranquilos, de no tanta violencia. La violencia no se ha terminado, pero la verdad es que se siente el cambio”, dijo el señor José Rivas, con la candidez que presume el pueblo salvadoreño, mientras camina por la Plaza Cívica, a los pies de la Catedral Metropolitana de San Salvador, con su portón de madera, y el Palacio Nacional, de tonos beiges.

“Viene la gente a conocer de viva voz lo que está siendo en el país, que vean qué hay cambios verdaderos, y a conocer un poquito de nuestra cultura, que es rica en gastronomía, en turismo, en todos los ámbitos. Esto ayuda para la juventud que practica algún tipo de deporte, los estadios, los centros de entrenamiento, se han remodelado y están en mejores condiciones”, agrega el señor José, que lleva puesta una gorra con el azul de su bandera.

En la alameda, “por donde pasa el hombre libre, para construir una sociedad mejor”, advirtió el chileno Salvador Allende en un discurso de fuego, caminan y conversan las personas. Es una tarde plácida, aunque calurosa, la lluvia de la tarde despejó el cielo a lo lejos se alcanzan a ver los volcanes. A un costado de un letrero con las tradicionales letras que conforman la palabra El Salvador, un grupo de “zombies” llama la atención de la gente, y entonces ellos los persiguen y la gente corre muerta de la risa, mientras las únicas que se asustan son las palomas, que vuelan de un lado a otro y se resguardan en la cabeza de la estatua que se alza al centro de todo, en honor al capitán general Gerardo Barrios, que murió fusilado.

LA SENSACIÓN DE PELIGRO

“Yo pienso que es muy bueno que los juegos se celebren en San Salvador, porque le da otra imagen al país, ha venido una transformación bastante buena, con el gobierno, los juegos impulsarán el turismo y eso también ayuda en el ámbito económico y en el comercio. El cambio se siente en la seguridad, que es principalmente a lo que se le ha dado el enfoque, pero es muy bonito porque se quita un tema tabú de aquí que es el peligro. Se siente diferente en cuanto a que se puede andar caminando y conociendo”, dice José, otro José.

“Yo, como salvadoreña, me siento muy contenta”, dice Mónica, una de las tantas que fue “atacada” por la horda de zombies. “Ya teníamos mucho tiempo que no éramos sede de los juegos, esto está hablando muy bien del país, el cambio que estamos teniendo, estoy muy feliz de que se estén celebrando nuevamente acá”.

@estoenlinea "Es un gran impulso para la imagen del país": los ciudadanos de El Salvador están felices de recibir los Juegos Centroamericanos y del Caribe 🇸🇻 #ElSalvador #JuegosCentroamericanosydelCaribe #Deportes #ESTO ♬ Breaking News Background Music (Basic A)(1001538)

Con el paso de la tarde, las palomas se dispersan, salvo aquellas que bajan a comer las semillas que la gente les tira para alimentarlas. De ahí en más cada quien está en lo suyo, solitarios o acompañados, sentados en las jardineras, comiendo chicharrones, o las tradicionales pupusas, el orgullo del pueblo.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí