Con la tecnología de Google Traductor

PARÍS 2024

23, agosto 2022 - 9:15

┃ Juan Antonio Dávalos

Aficionados Cruz Azul | Beristain

Los jugadores de Cruz Azul están atados de manos. No pueden entablar ninguna demanda penal en contra de las personas que estuvieron fuera de las instalaciones de La Noria, a pesar de que algunos lanzaron amenazas en contra de los futbolistas tras el mal desempeño mostrado por el equipo en el actual Apertura 2022.

TE RECOMENDAMOS: Carlos Hermosillo señaló al máximo culpable de la goleada en Cruz Azul: Jaime Ordiales

El abogado penalista Gabriel Regino comentó que no procedería ninguna acusación ya que, de acuerdo a imágenes mostradas en redes sociales y medios de comunicación, las advertencias de los seguidores y las pancartas que mostraron no estuvieron acompañadas por agresiones físicas.

Las amenazas, para que puedan ser constitutivas de un delito, deben de ir acompañadas no solamente de una advertencia en un sentido que sea completamente entendible por la persona a la que se le está enviando, también por actos materiales”, dijo.

Por ejemplo, me planto afuera de un club deportivo y les digo ‘si siguen perdiendo los voy a matar’ y estoy con una manta que dice literalmente eso, entonces no estoy cometiendo el delito de amenazas”.

“Pero si conociendo que existe el estacionamiento y agredo el vehículo de tal jugador rayándolo, entonces ya estoy externando, con actos tangibles, que mi intención es dañar.

Lo estoy haciendo a nivel propiedad pero lo estoy enmarcando con una amenaza al decir ‘te voy a matar si sigues perdiendo’, entonces ya tenemos los elementos que podrían configurar el delito de amenazas”.

El litigante indicó que el hecho de que a algunos jugadores les hayan aventado huevos, no es suficiente para entablar una demanda penal “tampoco quiere decir que está bien, es una infracción cívica. El aventar jitomatazos, huevos o pasteles, es una conducta reprobable, de falta de civismo, que se sanciona con arrestos pero que a nivel mundial está correlacionada con el malestar que los políticos, artistas o jugadores generan en sus seguidores, partidarios o fanáticos”.

“No es lo mismo aventarle el huevo que aventarle una piedra, quien aventó el huevo cometió una falta cívica que debe ser sancionada con una multa o con un arresto, pero no puede ser sancionado con prisión, si le hubiera aventado una roca o un ladrillo o algo semejante, estamos ya ante una intencionalidad diferente porque las personas sabemos que un huevo es inofensivo en cuando a la integridad de una persona o la integridad de un vehículo”.

Agregó que lo único que harían los jugadores en caso de querer demandar a los aficionados, sería perder tiempo “en el ámbito civil no tendría un futuro certero, porque en el ámbito civil tendrían que demandar por daño moral diciendo que los están desprestigiando, cuando quizá quienes se están desprestigiando son ellos mismos por su mal desempeño en uno o varios partidos”.

“Un abucheo tampoco puede constituir, bajo ninguna circunstancia, una justificación para que los jugadores digan que se les dañó su dignidad o la moralidad porque se exponen por contrato y convicción a un estadio con público, son sabedores de que esas reacciones están condicionadas al desempeño que tengan en la cancha”.

TAL VEZ TE INTERESE: “Faltan hue… que se vayan Cata y Baca”: las amenazas de los aficionados de Cruz Azul en La Noria

Sólo pueden contratar más seguridad

Gabriel Regino apuntó que lo único que podrían hacer los jugadores es pedirle a la directiva mayor seguridad fuera de las instalaciones de La Noria para que ningún aficionado se acerque a sus autos.

“Es recomendable que sus directivas, viendo la situación de enardecimiento que tienen cierto sectores de sus seguidores, piden incrementar la seguridad en los estadios, en los lugares de entrenamiento para evitar que se vaya a presentar un desaguisado que nadie quiere”, sentenció.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

  🔊Escucha nuestro podcast🔊