6, julio 2022 - 18:14

┃ Guillermo Abogado González

Toto 1

Guillermo Abogado González Foto: Martín Montiel y Mexsport Si bien desde las últimas décadas dicen los que saben, “que el número no juega”, sin duda en el futbol la “10” la sigue trayendo el más talentoso, el jugador de buen toque, el que marca diferencia en el terreno de juego y en Pumas ese dorsal tiene rato que no pesa, de ahí que Eduardo Salvio tenga la responsabilidad de que ese dichoso número resurja. Tal vez te interese: Hugo Sánchez advierte al Barcelona sobre Pumas y recuerda lo que hicieron al Real Madrid Diversos elementos con la “10” en Pumas han pasado, algunos dejaron huella y otros pasaron desapercibidos, unos son bien recordados y otros ni siquiera aparecen en el radar, pero Eduardo Salvio como lo dijo a su llegada a México y el día de su presentación quiere ganar título y sin duda con ello será rememorado. Trajo la “10” en Boca Juniors y si bien salió por la puerta de atrás, no dudó en ocupar el mismo dorsal en esta su nueva aventura en el Club Universidad, ese “10” que precisamente cargó en los últimos torneos Favio Álvarez, quien de último momento emigró a Talleres de Córdoba. Incluso si el “Mago” Álvarez se hubiera ido antes ese número hubiera recaído en manos de Gustavo del Prete, quien era el diez en Estudiantes. Del Prete agarró el “21” y después la “10” quedó libre por la salida posterior de Álvarez y de inmediato el “Toto” Salvio la tomó con la responsabilidad que con ello conlleva. Precisamente Favio es uno de los “10” que tal vez sean recordados por sus intermitencias en el campo a pesar de que rozó la gloria en dos ocasiones, pero Pumas perdió la final del Clausura 2020 ante León y la final de la Concachampions 2022 frente a Seattle Sounders. Un sinfín de jugadores auriazules han portado dicho número en su espalda, pero pocos han tocado la gloria. Algunos otros elementos no se consagraron con el título, pero dejaron un buen sabor de boca. Otros no utilizaron el “10” pero su estilo de juego era como si lo portaran, como el caso del chileno Juan Carlos Vera. El andino utilizó el “1” y precisamente el libro de su biografía se llama “El diez que fue número uno”, pues su juego de enganche y surtidor de balones le dieron para ser ese “10” en su estilo, pero no en su espalda. El chileno fue campeón de la Concachampions y monarca en la temporada 1990-1991. En el resto de la década de los 90 los títulos escasearon en el cuadro auriazul, incluso la gloria se saboreó hasta el 2004 con Hugo Sánchez en el banquillo. En dicho lapso elementos como el brasileño Leonel Bolsonello, Braulio Luna, el paraguayo Pablo Caballero, el argentino Christian Zermatten, el uruguayo Rodrigo Lemos, Cesáreo Victorino, el chileno Mauricio Donoso, fueron algunos futbolistas que portaron la “10” aunque sin dejar huella. Durante el bicampeonato, el boliviano Joaquín Botero ocupó la “10” para después cederlo al habilidoso brasileño Ailton da Silva, quien lo ocupó hasta el 2007. Ambos futbolistas dejaron marca con la obtención de títulos, con sus goles y dribles. Te recomendamos: Pumas jugará el Joan Gamper ante Barcelona: te decimos cuándo y dónde Para el subcampeonato del 2007, donde Pumas perdió contra Atlante, el argentino Ignacio Scocco fue el encargado de ser ese elemento creativo con el diez en la espalda. “Nacho” comandó una ofensiva auriazul para el recuerdo con Pablo Barrera, Rubens Sambueza y Esteban Solari, sin embargo, el campeonato se les negó. Tras la marcha de Scocco, el “10” quedó en manos de Martín Bravo, un argentino poco conocido, que acaparó pocos reflectores y más críticas, pero conforme pasó el tiempo “La Rata” se ganó el cariño de la afición felina y con sus regates y velocidad fue pieza importante para lograr el campeonato en el Clausura 2009 y Clausura 2011. Luego el dorsal diez quedó en poder del experimentado Daniel Ludueña. El “Hachita” tal vez llegó al Club Universidad en el último momento de su trayectoria, pero dejó destellos de su calidad y hasta alcanzó un subcampeonato en el Apertura 2015 en esa final de alarido contra los Tigres que se definió en penales. El argentino dejó un grato recuerdo en el Pedregal pese a la ausencia de títulos. Tal vez el “Hachita” Ludueña fue el último “10” que mejores recuerdos dejó a la afición universitaria ya que sus sucesores como el español Abraham González, el argentino Víctor Malcorra, el canterano Andrés Iniestra y el también pampero Favio Álvarez quedaron a deber. Así Eduardo Salvio tendrá la dura tarea de cargar con la “10” y plasmar su mejor futbol que pueda impulsar a Pumas de la UNAM a cosechar la ansiada octava estrella de la Liga MX. Por lo pronto a lado de Diogo de Oliveira, Gustavo del Prete y Juan Dinenno conforman un póker que promete. ?Escucha nuestro podcast ?