1, julio 2022 - 15:37

┃ Paco G. Vilchis

Nuevo proyecto - 2022-07-01T144848.834

PACO G. VILCHIS FOTO: @CORINTHIANS Brasil cuanta con una de las Ligas más poderosas de todo el Continente Americano y lo han reflejado en los últimos años al ser casi siempre los ganadores de la Copa Libertadores o estar en instancias finales. Pero para lograrlo, hay una regla no escrita que le ha dado mucho poder a competición brasileña. Guilherme Momensohn, representante famoso de jugadores en el cono sur, asegura que en los últimos años hay una condición inicial para realizar el fichaje de cualquier futbolista: "Si tiene contrato vigente, ni interesa", frase que ya se está aplicando en todo el mundo, como en el caso de Lionel Messi. NO TE LO PIERDAS: Mohamed Salah dormirá por varios años más en Liverpool; así los detalles de su contrato Con el efecto de crisis mundial por la pandemia a causa del covid, los fichajes de jugadores libres, sin contrato, han crecido en todo el mundo, y más en los últimos dos años. Los conjuntos brasileños, monarcas de las últimas cuatro justas de la Libertadores, han trabajado bajo esta condición de contratación, y más cuando se trata de llevar a esa Liga a figuras mundiales, que vienen de otros países o que bien regresan a casa. "Cuando se trata de un jugador libre, los equipos tienden a arriesgar porque no tienen que desprenderse de dinero para hacer la transferencia", dijo a la agencia AFP Momensohn, representante desde hace una década de futbolistas en Brasil. Según estadísticas de la propia FIFA, en 2022, el 66.8 por ciento de las transferencias mundiales se hicieron con atletas libres, frente a 62.7 por ciento de 2020 y 64.3 por ciento de 2019. El más claro ejemplo de este tipo de movimientos bajo este criterio, fue el traspaso del astro argentino Lionel Messi al PSG, quien en 2021 dejó el Barcelona, que no recibió un peso por el cambio del delantero, valuado en algo así como 80 millones de euros. Entre otros, el alemán Antonio Rüdiger replicó la jugada con el Real Madrid y el francés Paul Pogba lo haría con la Juventus. El crecimiento de ese tipo de fichajes en Brasil puede evidenciarse en las seis escuadras brasileñas que disputan los octavos de final de la Libertadores: Atlético Mineiro, Athletico Paranaense, Corinthians, Flamengo, Fortaleza y Palmeiras. En la temporada 2018-19, antes de la pandemia, el 26.7 por ciento de los 112 jugadores fichados por esa media docena de clubes no tenía vínculo con ningún club. En la 2021-22, fueron el 40 por ciento de los 75 refuerzos, según datos de Transfermarkt con corte al 27 de junio. En ese lapso llegaron libres mundialistas como Willian, Paulinho, Renato Augusto, Hulk, el uruguayo Diego Godín, Diego Costa, el chileno Mauricio Isla, así como David Luiz y Fernandinho. Para los expertos, ese tipo de veteranos migran o regresan a Brasil porque salieron del mercado de alto nivel en Europa, les ofrecen salarios altos para la media local o incluso mayores que en un negocio club a club y pueden retirarse en onces con los que tienen vínculos afectivos o les atraen las ciudades. "Para los futbolistas el tema pasa más por poder decidir su futuro que simplemente por la cuestión financiera. Si están 'presos' en un club, siempre van a tener que preguntar a un tercero sobre la decisión que pueden tomar. Si están libres, la decisión es de ellos", apunta Momensohn.

NO TODOS LOS FICHAJES SON ESTRELLAS

Este ejercicio no sólo aplica a jugadores consagrados o con gran cartel, también lo hacen con futuras promesas del futbol de otros países sudamericanos. En ocasiones, esas promesas -y también las brasileñas- negocian con su equipo de origen la ruptura anticipada del contrato a cambio de darles un porcentaje de una venta futura. "Al llenarse de atletas veteranos que vuelven de Europa, los jóvenes tienen menos espacio en los clubes. Muchas veces será más interesante para ellos esperar a que termine el contrato y luego ser transferidos con 21 o 22 años a Europa, que renovar y depender de que el club quiera venderlo más adelante", explica Grafietti, Cesar Grafietti, socio de la consultora Convocados, especializada en inversiones en el futbol. El desafío para evitar la salida gratuita de talentos, según Momensohn, es establecer mayores salarios, contratos longevos, cláusulas de rescisión altas y saber cuándo vender. Aunque, asegura, cuando aparezca una joya, los europeos, como siempre, no tendrán temor en sacar la cartera. Con información de AFP.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

  ?Escucha nuestro podcast?