26, junio 2022 - 6:00

┃ Marysol Fragoso

tower

MARYSOL FRAGOSO FOTOS: ULISES BRAVO Tres primeros lugares, en uno de los cuales rompió una marca mundial, así como un segundo, la llevaron a ascender durante el primer semestre del presente año, del quinto al tercer puesto en el ranking mundial. Se trata de María Elisa López Pimentel, atleta de towerrunning quien tras el regreso de este deporte a las competencias, luego del confinamiento por la pandemia, tomó más fuerza y continúa abriendo brecha para la mujer mexicana en esta joven pero creciente disciplina a nivel mundial. Tal vez te interese: “Fernanda Contreras puede dar una sorpresa en Wimbledon”:Giuliana Olmos María Elisa, o, “Melisa”, como la llaman sus amigos, visitó las instalaciones de ESTO, toda vez que lleva una gran trayectoria en el actual calendario. Sin descuidar su labores como profesora de educación física en un kindergarden, entrena a diario por varias horas, da clases en línea y entrena a otros towerrunners, que son el relevo generacional. En conclusión, es una de las chicas super poderosas de hoy. Elisa ama el deporte que practica y por igual le apasiona ejercer la activación en los niños, por ello, desde que egresó de la Escuela Nacional de Educación Física ha trabajado a nivel preescolar. Hace 19 años que lo hace en el plantel Herbert Spencer, donde los infantes la observan con admiración. No podía ser de otra manera ya que desde 2016, en que se aplicó de lleno en este deporte, consiguió ascensos en tiempo récord y se convirtió en una triunfadora. [gallery ids="604498"] “Varias generaciones han pasado por mis manos en ese jardín de niños, los he ido formando en el deporte. Los que se han enterado, cuando vuelvo de alguna competencia, lo primero que hacen es preguntarme qué gané. Este año, las otras maestras les comentaron a mis alumnos que yo había ido a competir muy lejos, con mucho esfuerzo, para traer premios para México”, contó esta mujer que vive en Tlatelolco, en la Ciudad de México. En relación al hecho de demostrarle a sus pequeños alumnos que las y los deportistas mexicanos pueden alcanzar cotas muy altas y ganarle a los competidores de otros países que son considerados potencias respondió:  “Los niños están muy orgullosos de que su maestra haya ido a competir y de que hubiera ganado. Así es mejor para convencerlos de que deben hacer deporte, practicar mucho para que todo les salga bien y hacer una vida saludable para que puedan ganar medallas. Cuando ven las que he ganado es una manera más real de crearles una expectativa más significativa”. SE CONVIRTIÓ EN ENTRENADORA María Elisa López partió de cero en 2016 cuando empezó a entrenar para competir en Towerrunning, al paso de los años logró desarrollar un entrenamiento que ahora enseña a otros deportistas que ya tienen tiempo preparándose  con ella. Su formación como profesora de Educación Física fue clave para dar el paso a esta nueva actividad: “Ya tengo muchas tablas. Cuento con alumnos que incluso están compitiendo y van logrando buenos resultados. Formé un equipo de towerrunners elite. Yo me preparo mucho para poder seguir entrenándolos para que desarrollen su  máximo potencial”.  [gallery ids="604494"] Agrega: “Los muchachos y las muchachas dicen: ´Yo quiero ser como la coach, entrenar y correr torres´. Gracias a lo que he logrado en las competencias, ellos se acercaron a mí y ahora son corredores”. Cabe mencionar que hasta ahora Elisa no cuenta con un patrocinador, los viajes y gastos los cubre ella misma, lo cual le da mayor valor a su esfuerzo y a sus éxitos deportivos. DE UNA LESIÓN A ESTILO DE VIDA Elisa considera que inicialmente el towerrunning la encontró para ayudarla en su recuperación tras haber sufrido una grave lesión de meniscos, pero luego se convirtió en su estilo de vida. “Lo que sientes al correr por las escaleras es una emoción muy grande, pues es una carrera contra ti mismo, donde cada día te vas retando más y más. Creo que el siempre ir hacia arriba para buscar la cima es lo más bello que he podido experimentar”. El año anterior la joven López Pimentel tuvo también un buen periplo, a pesar que sólo fueron dos carreras, debido al Covid 19. El 26 de octubre de 2021 subió los 86 pisos, con sus 1,576 peldaños en el emblemático Empire State de Nueva York, en  un tiempo de 14 minutos con 12 segundos. Obtuvo el segundo lugar, apenas unos segundos después de Cindy Harris, la estadounidense que obtuvo el primer sitio. [gallery ids="604495"] Mientras que en nuestro país coronó en el World Trade Center de la capital del país, el 18 de diciembre, con un tiempo de 5 minutos con 16 segundos, dió cuenta de los 42 pisos con sus 886 escalones. Su gran desempeño que derivó en el ascenso a los sitios de élite le permitió competir en lugares icónicos de nuestra tierra, la Unión Americana, Europa y Asia. Considera que su mayor reto hasta ahora fue durante 2019, en la Torre Ostankino, en Moscú: “Eso se debió a la altura que tenían los escalones y a que se trata de una escalera en espiral, como es un torre de telecomunicaciones, el recorrido es cómo ir dentro de un ducto. Aunque sólo llegué en cuarto lugar, haberlo conseguido fue muy satisfactorio, pues muchos no lograron terminar el recorrido”.  Otro de sus grandes recuerdos es haber ascendido a la Torre Eiffel en 2018, donde obtuvo el quinto lugar y en 2019, terminó en sexto. “Un reto importante fue poder realizar mis primeros entrenamientos ya que no tenía un lugar donde ejecutarlos, pero fui superando muchos obstáculos hasta que llegué a competir y luego pude hacerlo en los edificios emblemáticos donde sólo los grandes atletas de élite  habían corrido y yo fuí la primera mexicana en conseguirlo”, reconoció. [gallery ids="604497"] “Eso fue lo más padre, pues aunque me ha tocado abrir brecha para las futuras generaciones de hombres y mujeres, es motivo de gran alegría y de orgullo para mí. He plantado una semilla muy importante”, abundó. Regresando a su campaña actual, misma que llegará a su eje el próximo 3 de julio en la competencia del Fiesta Americana de San Luis Potosí, donde subirá 530 escalones, hizo el siguiente balance: “He logrado estupendas posiciones, he bajado marcas, inclusive, rompí un récord. He ido contra los pronósticos, pues al salir de la pandemia, se pensó que los ritmos serían más lentos, pero no sumamos desde abajo, sino que me arrasé pues me fui con todo, gracias a la disciplina, al trabajo y el entrenamiento”. En septiembre empezará la segunda parte de la temporada, en Guadalajara y luego vendrán carrera en Estados Unidos (Los Ángeles y Nueva York), Europa y China. ?Escucha nuestro podcast ?