15, mayo 2022 - 22:17

┃ Rubén Beristáin

santi gimenez cruz azul eliminado

RUBÉN BERISTÁIN | ENVIADO

FOTO: LUIS GARDUÑO | ENVIADO

San Nicolás de los Garza.- La Máquina ganó, llegó a nueve partidos sin perder en el Volcán, pero de nada sirvió. La posición en la tabla y sus últimos resultados en fase regular finalmente le cobraron factura. Cruz Azul una vez más no supo que hacer con un hombre de más por más de 45 minutos, y aunque estuvo cerca, Tigres se salvó con un par de postes y terminó por acceder a la semifinal. Los cementeros no lo lograron y están fuera. 0-1 final.

TE RECOMENDAMOS: Familias y amigos abarrotaron el Volcán

No podía ser de otra forma. La Máquina se atrevió como hace mucho no lo hacía y presentó un once totalmente ofensivo, con toda la carne en el asador. Tabó, Romero, Antuna y Giménez estuvieron juntos. Ese fue el guión esperado.

Cruz Azul tomó la posesión, era el obligado y con esa importancia lo tomó en una misión que parecía complicada, más no imposible. Los cementeros tuvieron muchas ganas, pero pocas ideas e imaginación para crear algo de peligro. Muchas imprecisiones hicieron que su dominio no pudiera reflejarse en el marcador. Tigres no se quedó atrás. También intentó ofender por algunos lapsos, en manera de contragolpe. Así lo decidió el Piojo, o tal vez fue la presión celeste que los obligó a replegarse a defender su mínima ventaja.

La insistencia capitalina tuvo su recompensa y fue gracias a un error de un viejo conocido para la institución. El canterano de los cementeros, Javier Aquino, se confió de más y perdió el balón. Santiago Giménez presionó y Tabó apareció en el área. El atacante, con ese olfato goleador, se adelantó a la zaga universitaria y prendió la redonda con rencor justo rumbo a la red. El portero Nahuel Guzmán no pudo hacer nada.

Una posible voltereta tomó cierto sentido. El Volcán enmudeció, a Tigres se le vio desconcertado, atónito, no se esperaba algo así. El ambiente se volvió tenso mientras Reynoso tomaba apunte tras apunte y Herrera hacía rabietas en un palco del inmueble.

Los últimos minutos del primer tiempo fueron de alarido. Sebastián Jurado salvó su meta a disparo de Vigón, Uriel Antuna lo intentó de chilena y Gignac luchó con fiereza, pero el marcador no se movió. El único rubro que se movió fue el de las expulsiones. El estratega de La Máquina cortó un saque de banda y vio la tarjeta roja. También Aquino, con su segunda equivocación del encuentro, dejó a su equipo con diez hombres.

La esperanza azul renació y estuvo más latente que en toda la serie. Los azules tenían 45 minutos por delante para encontrar un sólo gol que los pusiera en la antesala de la final. Los felinos sólo tenían que aguantar lo más que pudieran. Giménez pudo concretarlo. El Bebote se encontró un balón, pero el poste izquierdo salvó a Tigres. El Patón desvió lo mínimo, y fue suficiente. Iván Morales ingresó, La Máquina tuvo enfrente a dos delanteros nominales por primera vez, pero el balón no quiso entrar. Precisamente el Tanque chileno tuvo otra posibilidad de herir al felino, misma jugada y el poste de nuevo dijo que no.

Cruz Azul ya no pudo, quedó eliminado, mientras que los felinos buscarán llegar a otra final de la mano de Piojo Herrera.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

 

?Escucha nuestro podcast?