26, abril 2022 - 16:55

┃ José Luis Camarillo

box

JOSÉ LUIS CAMARILLO FOTOS: CORTESÍA ALMA MONTIEL/WBC Un nuevo Miguel Ángel González dejó este martes las instalaciones de un centro de rehabilitación contra las drogas y el alcoholismo, en Ecatepec, después de casi siete meses recluido. El ex campeón mundial de peso ligero recibió una cariñosa bienvenida a esta nueva etapa de su existencia por parte de sus padres, Rafaela Dávila y Abel González, y sus hijas Fernanda y Alejandra, a quienes se sumó Mauricio Sulaimán Saldívar para entregarle un cinto del Consejo Mundial de Boxeo, con el cual ese organismo, según palabras de su titular, se le reconoce como “campeón de la vida”. Tal vez te interese: De cara a París 2024, así se vivió el Festival Olímpico de Boxeo con más de 570 púgiles También hicieron acto de presencia los ex monarcas Carlos Zárate y Carlos Cuadras, quienes le antecedieron en ese éxito mayor que es liberarse de ese flagelo de la sociedad. Las hermanas campeonas Mariana “Barby” Juárez y Lourdes Juárez igualmente estuvieron en la Hacienda Nueva Vida para ser testigos del regreso del apodado “Mago” a las calles. Casi al final de una larga conferencia en la que se escucharon diversos testimonios, entre ellos de los padres y los familiares del que fuera popular boxeador de la colonia Roma, el titular del WBC puso en las manos de González el cinto emblemático verde y oro, y expresó: “Este cinturón es para Miguel Ángel González -le dijo Sulaimán Saldívar-, es el campeón de la vida, va a salir a enfrentar un ring diferente, va a salir a representarnos a todos. Espero que lo defiendas todos los días, hasta tu último suspiro. Lo entrego al renovado, al nuevo Miguel Ángel”. [gallery ids="592314"] El directivo boxístico hizo una breve rememoración de distintos casos de púgiles famosos que antecedieron al “Mago”, entre ellos Carlos Zárate y Carlos Cuadras, ahí presentes, y asentó: “Cuando se llega a un final feliz para proclamar un campeón, una vez mas es motivo de satisfacción. Estás aquí con tus papás, tus hijas, debe ser algo emocionante para ti. También tienes una gran cantidad de amigos, de gente que se ha preocupado, que se ha expresado de muchas maneras y que se van a motivar. Lo has logrado con mucha dedicación, mucho coraje, sólo ustedes saben lo que es estar en un proceso así y es más duro aún que una preparación (entrenamiento), que una pelea. Hoy es un día de celebración”. Ante la solicitud de Sulaimán Saldívar de manifestar sus testimonios, Carlos Zárate puntualizó: “Yo estuve muy cerca de la muerte, le metí fuerte a los vicios, pero me recuperé y reconocí mi error. Pedí a Dios que me ayudara a sentirme sobrio, ya llevo 17 años, y día a día eso me hace feliz, tengo muchos amigos, hago las cosas como deben ser y es una gran felicidad. Al llegar a mi casa, saliendo de la clínica, pues todo lo veía diferente, se me hacía extraño todo, veía los arboles, la gente que iba a trabajar, me causaba una impresión muy fuerte cómo iban a trabajar para ayudar a su familia, y dije ‘voy a ser así’, y, gracias a Dios, tengo esa virtud”. [gallery ids="592315"] Le gustaría hacer una exhibición con JC Chávez Miguel Ángel González tiene entre sus inquietudes volver a subirse a un ring para sostener un combate de exhibición contra Julio Céaar Chávez, con el que empató el 7 de marzo de 1998 en la plaza México, por el vacante cetro mundial superligero del WBC. El ex monarca mundial ligero habló a pausas para contener la emoción de ser “dado de alta” en su recuperación de las drogas y el alcoholismo . “Me gustaría regresar algo a estos jóvenes (otros internos). Tengo el proyecto de ponerme los guantes en exhibición, solicitando que Mauricio Sulaiman por favor, que ahora que me he fortalecido, me dé esa oportunidad de que ahora que están de moda las exhibiciones de campeones del mundo, tener una de ellas. Me gustaría, ¿por qué no?, hacerla con Julio César Chávez, sería un honor y un placer para mí”. Asimismo, el de apodo “Tokio Santa” manifestó su gratitud al César del boxeo, “que me mandó un saludo, de también estar al pendiente porque supe que estaba interesado en meterme a sus clínicas”. [gallery ids="592316"] Sobre su encierro de poco más de medio año en un centro de rehabilitación, en Ecatepec, al que fue llevado de manera forzada con el consentimiento de su familia y a instancias del WBC, que decidió tomar acción al conocerse que prácticamente vivía en las calles, González estableció: “En un momento me sentí secuestrado, ahora nos encontramos con muchas ganas de vivir, con muchas ganas de compartir mi experiencia con todos los jóvenes, que vean que sí se puede. Me proclamé campeón en 1992, hice 10 defensas, me enfrenté a Chávez, fue una gran pelea que quedó en el recuerdo del público. Me sentí mareado por todo lo que lo rodea a uno, el éxito, la fama, el dinero, las malas amistades”. Reconoció, asimismo, lo duro que fue el proceso: “Primeramente, el descontento de sentirte encerrado en un lugar cuando no eres delincuente; no dejo de reconocer que ha sido necesario para poder reflexionar, valorar muchas cosas y ver, aprender, cuál era el problema que te llevaba al alcohol. Es cuando vuelves a despertar conciencia y a analizar las cosas, ver las cosas que estaban mal, empiezas a reflexionar las cosas en ese sentido, es como llegas a aceptar que era necsario el encierro”. [gallery ids="592317"] Rodeado por docenas de otros internos, algunos de los cuales le expresaron sus sentimientos al micrófono, Miguel Ángel aseveró: “Agradezco a mis padres, a mis hermanos, a mis hijas, por su fuerza, su valor, su preocupación, pero sobre todo su cariño y su amor. Estoy muy ilusionado con esta recuperación, tengo muchos planes, me gustaría compartir mis experiencias con jóvenes, con adolescentes, ahora que se ha disparado mucho la drogadicción. Acepto haber caído en un estado de negligencia alcohólica, necesitaba ayuda. Con la intervención de Mauricio Sulaimán salimos adelante y nos sentimos muy bien para seguir, que me haya levantado de la lona, puesto en pie nuevamente, quiero de alguna manera morir como los árboles, de pie”. Miguel Ángel planea subir al ring a un alumno que tuvo durante su reclusión, en una cartelera que se dará próximamente en ese mismo lugar, para los internos. El atleta reveló que espera continuar dentro del boxeo, como manejador, y regresar a un gimnasio del Estado de México para atender a unos alumnos que debió dejar, debido a la pandemia. “Espero involucrarme de alguna u otra manera en el deporte de mi vida”, afirmó. [gallery ids="592318"] El “Mago” confesó, a pregunta expresa sobre la causa de su caída en las adicciones: “Reflexionando, creo que por ahí hubo una ruptura sentimental; esta pandemia también, que había rezagado el mantenerme activo. Tengo un equipo de boxeo en el Estado de México, pero por la sana distancia te va alejando, esta pandemia que nos afectó a todos; algunos sin empleo, el hecho de no mantenerme en actividad es lo que me fue llevando a esta vida de negligencia dentro del deporte”. ?Escucha nuestro podcast?