16, abril 2022 - 6:00

┃ Carlos Raúl Martínez González

ramoncito morales

CARLOS RAÚL MARTÍNEZ GONZÁLEZ FOTOS: MEXSPORT Para llegar a ser un jugador insignia en el Guadalajara, algo de lo que carece el equipo actual, no hay fórmulas secretas, sino simplemente entregarse al cien por ciento en cada entrenamiento y partido, y respetar, sobre todas las cosas, la historia de los colores más queridos en México, indicó Ramón Morales, ex volante del Rebaño y campeón con la playera rojiblanca en el Apertura 2006. NO TE LO PIERDAS: Chivas se esconde de sus aficionados en su lugar de entrenamiento y salen por la puerta trasera El llamado Ramoncito atendió a ESTO para explicar cómo es que un jugador, de acuerdo a la experiencia vivida por él, se convierte en emblemático del Rebaño Sagrado. En primera instancia, para Ramón hay dos factores para llegar a ser un referente en el chiverío: la afición y el tiempo en que se visten los colores del Rebaño Sagrado. “Creo que al final, quien te hace así es la gente y el tiempo. Yo no nací en las básicas de Chivas. Llegué joven y cumplí mi sueño al llegar a Chivas, aunque estoy agradecido con Monterrey, que fue con el que debuté” en Primera División, dijo. Algo que también fue factor para que Morales sintiera con todo a la institución rojiblanca y entregara al cien por ciento por esta escuadra, “fue que le iba a las Chivas desde niño. Desde pequeño fuí un aficionado del equipo, por lo que el vivir intensamente el amor por el Guadalajara y vivir cosas importantes como tal, influyó mucho”. [gallery ids="590748"] El siguiente paso fue llegar a formar parte del plantel. En 1999, Ramón, quien jugaba en Monterrey, fue adquirido por el Rebaño Sagrado y desde el primer minuto se plantó la idea de querer trascender con este equipo, con total respeto a su nombre y a lo que representaba dentro y fuera del país. Entonces, llegas ahí, es mi profesión, mi trabajo, no quieres pasar desapercibido, por lo que me concentré en jugar de la mejor manera, con aciertos y errores, y así como lloraba o reía cuando le iba a Chivas, cuando ganaba o perdía, cuando jugué ahí traté de respetar la playera y portarla de la mejor manera y aparte hay una historia de gente importante que ha pasado por esa playera. Entonces, debes tener respeto a ese gran nombre que dejaron”, indicó con orgullo. Ramoncito jugó dos finales con el Guadalajara, una la ganó (al Toluca en el Apertura 2006) y la otra la perdió (contra Pumas, en el Verano 2004). Son dos pasajes que recuerda muy bien, porque como quiera que sea, dejaron huella en su vida y en la de sus seguidores. “Entonces, trabajé, hice las cosas de la mejor manera, me tocó ganar una final, me tocó perder otra, me tocó de todo, bueno y malo, no salí como hubiera querido de Chivas, pero al final, la gente valoró mi trabajo, que es lo importante, porque vieron que yo amé la playera del Guadalajara y estoy agradecido, porque ese cariño no tiene precio”. Por último, comentó que el cariño brindado por los seguidores y todo lo que vivió con los rojiblancos, dieron como resultado que esa haya sido la mejor época de su vida futbolística. “No se paga con nada todo lo que viví (al ser emblemático del Guadalajara). El cariño de la gente hacia mí es lo que implica jugar en un equipo tan emblemático como Chivas, con aficionados en todos lados, con gran impacto, por lo que ha sido una de mis mejores épocas en mi vida. Hoy estoy en otra etapa para vivir el día a día, pero la verdad es que siempre disfruté esa época”. RAMÓN MORALES HIGUERA EX VOLANTE Lugar de Nac: La Piedad, Michoacán Fecha de Nac: 10 de octubre de 1975 Equipos: la Piedad (1994-95); Monterrey (1995-1998); Chivas (1999-2009) y Estudiantes Tecos (2010-2011) Títulos: Chivas (Liga MX, Apertura 2006) (Interliga 2009)

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

?Escucha nuestro podcast?