12, abril 2022 - 19:47

┃ José Ángel Rueda

Leclerc

JOSÉ ÁNGEL RUEDA

Foto: @Charles_Leclerc

Apenas a sus 24 años, el francés Charles Leclerc se ha convertido en la cara de Ferrari, una escudería histórica que confió en el talento de un joven piloto para recuperar una gloria que parecía perdida. Luego de destacar en las categorías menores del Gran Circo, Ferrari puso sus ojos en el monegasco con la esperanza de algún día darle un auto competitivo; aunque no fue sencillo, ese momento finalmente llegó: Leclerc domina las pistas con la soltura de quien nació para eso.

Tal vez te interese: Checo Pérez hizo historia en RedBull, ¿cuál fue la marca que rompió el mexicano?

Aunque apenas es el arranque de la temporada, el piloto de la escudería italiana ha ganado con autoridad dos de las tres carreras, acumula 71 puntos y es líder en solitario del campeonato. La sensación que ofrece es que no sólo su carro está por encima del resto, sino también sus cualidades para conducirlo.

La historia de Leclerc en el automovilismo se remonta al 2005, cuando, con apenas siete años e impulsado por la figura de su padre, quien corrió algunas carreras en su juventud, se enamoró del vértigo de la velocidad en el karting. El niño francés conquistó su tierra con algunos campeonatos que acompañaron su crecimiento. Ya por entonces era considerado como una promesa.

Su debut en los monoplazas llegó en el 2014, cuando comenzó a correr el campeonato Renault 2.0. Leclerc, de 17 años, mantuvo su inercia ganadora al subir al podio en siete ocasiones. Su actuación le valió el ser nombrado como el mejor novato de la temporada. Su ascenso fue meteórico, como su andar en las pistas, al conquistar los campeonatos de Fórmula 3 y Fórmula 2.

Fue en el 2016 cuando tuvo su primer acercamiento con el nivel de la Fórmula 1, al ingresar a la Academia de Pilotos de Ferrari. Ya por entonces la escudería italiana le veía cualidades para destacar. Después de correr como piloto de desarrollo de Haas, la gran oportunidad para el monegasco llegó en 2017, cuando sustituyó en algunas carreras a Marcus Ericsson en Sauber. Para la próxima temporada, ya con el impulso aseguró su lugar como uno de los pilotos estelares de la escudería.

Su primera campaña en la Fórmula 1 fue compleja. Leclerc finalizó el 2018 en el lugar 13, sin embargo, hacia el cierre logró colocarse de manera regular en la zona de puntos. Eso le permitió tomar confianza para volver a Ferrari, escudería con la cual logró asentarse en el 2019 al sumar 264 puntos para ubicarse en el cuarto lugar.

El piloto tuvo un retroceso en el 2020 y en el 2021, al finalizar en octavo y séptimo lugar del campeonato, respectivamente. Lejos de cuestionar su rendimiento, la escudería italiana hizo autocrítica y reconoció que el carro no había estado a la altura.

“Leclerc es consciente de que los resultados del futuro dependen también de alguna manera de su contribución. Creo que, en eso, es realmente un líder; no solo como piloto, se desarrolló bastante esta temporada. Además de eso, aprendió mucho también en términos de conducción, manejo de neumáticos, ritmo de carrera, y creo que en términos de, ciertamente, su capacidad para conducir mejoró de nuevo durante la temporada. Entonces, estoy bastante seguro de que Charles será un buen piloto en el futuro. Ya es muy fuerte, pero lo será aún más”, dijo Mattia Binotto, jefe de la escudería, hace algunos meses. Hoy sus palabras son una realidad. Ferrari sueña con un nuevo campeonato.

?Escucha nuestro podcast?