19, marzo 2022 - 15:51

┃ Alland Jhonnathan

Pueblita

ALLAND JHONNATHAN Foto: EFE El perder el invicto o simplemente perder tarde o temprano debía de suceder en el torneo para el Puebla; pero dejar puntos escapar por segunda fecha consecutiva durante los últimos minutos del juego enciende las alertas y habla de una tendencia; más cuando del rival del viernes, Santos, se sabía desde la previa de su capacidad de reacción. Tal vez te interese: ¡De no creerse! Los precios para el México vs Estados Unidos están por las nubes Si hace una semana un pestañeo sobre la hora le costó la primera derrota de la competencia al cuadro de Nicolás Larcamón; una después dos desatenciones con casi cuarto de hora por jugar le costaron la victoria o tres unidades al blanquiazul. Y es que el 2-0 del Puebla cortesía de Martín Barragán el viernes a casi 20 minutos del final parecía suficiente para retomar el camino del triunfo, cualquiera lo hubiera pensado. Pero no el Puebla, que si de “algo” sabe desde la llegada de Nicolás Larcamón es de pelear hasta el final cuando todo parece perdido. La Franja creyó exclusivo aquello de ser el único equipo de la Liga MX capaz de remontar y en el pecado llevó la penitencia, pues Santos antes de su visita al Cuauhtémoc, donde sólo cayó una vez en sus últimas 21 estancias, llegaba a la Angelópolis con dos remontadas en los últimos cuatro compromisos. RETRATAN A LOS CENTRALES Pero lo del viernes y lo de hace una semana no sólo ha sido posible por excesos de confianza, ha sido posible porque el equipo defendió mal en momentos decisivos del juego mostrando una baja de la tensión competitiva. Basta con echar ojo al primer gol el viernes de la escuadra santista, donde Leo Suárez atrae a los cuatro centrales del Puebla; sí, cuatro sobre un hombre. Luego lleno de visión de juego, el futbolista albiverde termina por descargar por izquierda hacia Eduardo Aguirre, quien atiende desde atrás el servicio rompiendo el fuera de juego para después liquidar a Silva, mero espectador en la acción. Quiere usted otro ejemplo, revise el 2-2. Suárez, un jugador de 1.66 metros, aparece rematando en el área chica entre Juan Pablo Segovia y Lucas Maia; Segovia, por cierto, mide 1.85 y Maia 1.92. Es decir, entre los dos le sacan 20 o más centímetros al mediocampista argentino de Santos y aun así perdieron, vaya ni siquiera compitieron. La Franja o su aparato defensivo han entrado en modo hibernación cuando al torneo le restan seis fechas. Menos mal llega la pausa por la fecha FIFA y la chance con eso de recuperar la tensión en zona baja porque en la vuelta a la acción toca una dura visita a Toluca, escenario en donde La Franja históricamente sufre… sólo en los últimos cinco años presume una victoria. Todo esto en el afán de no repetir lo sucedido en el Apertura 2009 y 2004, cuando luego de nueve juegos invicto, el Puebla perdió fuelle hasta consumarse poco a poco. En el 2004, sumó 19 puntos en las primeras nueve fechas; pero tras caer en la jornada 10 con Morelia 3-0 para despedirse del paso perfecto, se desplomó por completo sumando tan sólo dos puntos de 24 durante la segunda mitad de la campaña. En el Apertura 2009, el equipo dirigido por José Luis Sánchez Solá también pasó nueve encuentros “puntuando” llegando a cosechar 15 unidades. Pero en la jornada 10, Rayados les propinó la primera derrota del torneo 2-1; luego apenas se las arregló para sumar nueve de 24 puntos. ?Escucha nuestro podcast?