Con la tecnología de Google Traductor

26, febrero 2022 - 6:00

┃ Carlos Martínez

JESUS RAMÍREZ

CARLOS RAÚL MARTÍNEZ

FOTO: MEXSPORT

La crítica sin fundamento hacia su persona y su gestión al frente de los felinos fue lo que orilló a Jesús Chucho Ramírez a dejar la presidencia deportiva de Pumas el torneo pasado. Quien fuera también jugador de esta escuadra, indicó que si se hace un análisis a conciencia, su trabajo es la base del éxito actual del equipo en el Clausura 2022.

‘El Palermo’ Ortiz disfruta de ver al América en crisis… ¿Cuál es su motivo para este sentimiento?

“Creo que no merecía tanto insulto, tanto descrédito. Yo he sido respetuoso con mucha gente y esa parte no estoy dispuesta a soportarla ni hoy ni nunca. Yo no tengo necesidad de estar soportando tanto, y entiendo la crítica y es bienvenida, pero cuando hablan de tonterías, o que van más allá de lo deportivo, vuelvo a lo mismo, es una falta de respeto tremenda”.

Lo peor para Chucho es que “aquí estamos acostumbrados a golpear y hablar mal de la gente, a cuestionar y demás, y muchos dicen que eso es periodismo y no es cierto. Cuando tú hablas de algo, debes corroborar si ese algo es verdad. Entonces yo me pregunté si tenía necesidad de soportar cada día, cada semana estupideces de lo que dicen y hablan y dije, no”, y renunció a su puesto.

Y es que “si nos ponemos a analizar mi gestión en Pumas, me pueden cuestionar y decir que lo que hiciste no es cierto, pero ahí están los números, ahí están las cosas, y si ustedes me demuestran lo contrario, entonces diré ‘no, sí, tienen razón’, pero no. Me fui porque ya no estoy para eso, estoy para sumar”, comentó, “pero estoy tranquilo. Sí, quizá hice cosas malas, cometí errores, pero quién no. Pero si evaluamos, si hacemos un balance de lo que pasó me darán la razón. A veces perdemos el poder de análisis. Nos vamos con el resultado del fin de semana. Entonces, como estoy molesto, enojado, que es lo de hoy, insulto, pero vámonos para atrás y veamos todo el proyecto y éste, al día de hoy, camina. De lo que yo dejé a lo de hoy, sólo cambió un jugador, Diogo, el centro delantero. Pero al final son números y cosas que se pueden ver y plasmar”, apuntó.

Entre las cosas que han quedo pendientes hace varios años, está el delantero goleador mexicano en la UNAM.
Chucho Ramírez indicó que “ahí sí el problema es el extranjero, porque hay que ser muy meticuloso en esas posiciones, porque es donde menos jugadores tienes siendo mexicano.

“Los clubes en el futbol mexicano, la mayoría, cuenta con un extranjero, sí o sí, o dos en la delantera y es ahí donde te pierdes. Entonces, hay que analizar a quién llevas al primer equipo. El scouteo para esa posición también es muy importante, porque si no tienes a un visor importante para esa posición, vas llevando a lo que cae, y luego es complicado que compita, porque no están bien dotados para la posición”, remarcó Chucho Ramírez.

NO ACEPTAN QUE UN PUMA DIRIGIERA AL AMÉRICA

Jesús Ramírez tuvo una pequeña aventura al frente de las Águilas del América. Tras ser campeón del mundo con la Sub-17, la dirigencia de las Águilas le extendió la mano a Chucho para hacerse cargo del equipo azulcrema, algo que disfrutó mucho.

“Estoy tranquilo con todo el pasaje que tuve con el América, aunque fue difícil, porque decían: ‘no, cómo este cuate viene de Pumas al América’, pero bueno, es la vida de un profesional. La verdad es que fue una etapa muy complicada, igual por ahí con mucha envidia de algunos ex americanistas, al ver que alguien que no fue del América lo dirija, y yo la verdad qué culpa tenía, entonces sí fue un fuego interno muy complicado”, indicó.
Da la vuelta a la página y recuerda que “la verdad es que llegué en un momento muy complicado del América.

Yo entré por el Pelado Díaz, el equipo tenía muy pocos puntos, estaban por el lugar 14 en el porcentaje, muy bajo. Entonces, Mario Ordiales, quien es un extraordinario amigo mío, porque compartimos equipo en el Neza, me habló, junto con Michel Bauer y Yon de Luisa, quienes era directivos del América y la verdad es que fue una decisión muy difícil, porque yo tenía prácticamente 10 años en la Selección, y de repente te llega la oportunidad de América, y hablé con Guillermo Cantú y Decio de María de que tenía esa oportunidad y, la verdad, ellos se portaron de forma extraordinaria, me dijeron que esta oportunidad me iba a llegar tarde o temprano y acepté”, relató.

Aunque aclaró que “con los jugadores no tuve problemas, porque me manejé como siempre, no cambié mi forma de ser ni de pensar, ni porque fueran grandes o no, sino al contrario, fue algo que pude seguir haciendo. Me tocó hacer grandes vínculos, Me tocó Pável Pardo como aliado”.

“Al final”, puntualizó: “Clasificamos a Liguilla, perdimos con Toluca una semifinal. Ese día recuerdo que la mayoría estaba enfermo del estómago, algo de la comida nos cayó mal, y perdimos. Ya luego no hubo arreglo, pero la verdad es que fue extraordinario estar en ese club, porque es bien diferente, pues todos los días demanda toda la atención y creo que las cosas que pasaron ahí fueron buenas. Me tocó, desafortunadamente, el tema de Chava Cabañas, del accidente del balazo, pero lo demás fue bueno”.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

 

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

?Escucha nuestro podcast?

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí