Con la tecnología de Google Traductor

21, febrero 2022 - 14:32

┃ Alland Jhonnathan

Sorribes

ALLAND JHONNATHAN / ENVIADO

Foto: Jorge Martínez | Mexsport

“No hay que llegar primero, hay que saber llegar”. Bajo esa máxima encara la castellonense Sara
Sorribes la defensa de su título del Abierto AKRON. La 32 del ranking, a pesar de ser la campeona defensora, entiende no es favorita para repetir y eso le gusta porque la presión en ella es inexistente, como sí sucede en otras figuras acaparando reflectores estos días en Zapopan.

Tal vez te interese: Katie Volynets descubrió uno de sus talentos ocultos ¡Ya la hace de mixóloga!

La española abre este martes la competencia encarándose con la estadounidense Katie Volynets.

“¿Presentarse a un torneo con aspiraciones y luego ganarlo…? Todo es difícil, pero le sigo dando mucho valor a lo que pasó el año pasado porque cuando eres más pequeño piensas, ‘a ver si consigo ganar un torneo’ y cuando lo ganas te das cuenta de que es más difícil de lo que pensabas. Por eso estoy tranquila, consciente de que mi trabajo me ha traído aquí, pero también de que lo pase a partir de ahora tampoco dependerá del todo de mí”, apuntó la española.

“Pero ser campeona también tiene una parte buena, sé de las condiciones del torneo, sé a qué me enfrento. Pero aun así cada día es diferente y lo único que está en ti es gestionar de lo mejor posible (las emociones), así que eso intentaré”, añadió.

La castellonense se coronó el año pasado cuando la reanudación del certamen tras el paro forzado por la pandemia de COVID-19 al derrotar en dos sets 6-2 y 7-5 a la canadiense y exnúmero tres del mundo Eugénie Bouchard.

“Lo que es seguro es que saldré a luchar, a hacerlo bien, a pelar desde el primer y hasta el último punto. Aunque a veces jugar a la perfección un partido es complicado porque a veces hay muchos nervios; sin embargo, lo intentaré seguro”.

PERDER ENSEÑA MÁS

La española por sus palabras dejó en claro no tiene miedo de ser destronada en Zapopan, pues según su filosofía cuando la gente se centra u obsesiona en ganar “pierde la perspectiva de las cosas”. Pero cuando se cae en la cancha, o en la vida, tampoco es momento para los dramas y sí para sacar el mayor de los aprendizajes.

“La verdad uno aprende más perdiendo porque cuando eres niño te explican las cosas como: ‘has ganado’ y todos aplauden. Pero cuando creces, quieres mejorar y te toca perder, es ahí cuando escuchas, coges todo y abres los oídos… ahí es cuando entra todo más”.

?Escucha nuestro podcast?

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí