Con la tecnología de Google Traductor

20, febrero 2022 - 18:00

┃ Miguel Ángel Mujica

Bruno Valdez

Miguel Ángel Mujica
Foto: Ramón Romero

América salió de negro y está de luto. Su futbol con Santiago Solari no va a ningún lado. El Azteca dictó sentencia al final del encuentro. Abucheos, lágrimas y una que otra mentada fueron el resultado de una nueva derrota de los de Coapa, ahora ante Pachuca, 1-3 final.

Te puede interesar: América atraviesa una de las peores rachas en 20 años: te explicamos de qué trata

Las Águilas siguen sin responder. Los Tuzos exhibieron todas sus carencias y, una semana más, verá la cima muy lejos.

Podrían ser las últimas horas del entrenador argentino al frente de los plumíferos, ante Pumas se jugará orgullo, tres puntos y seguramente su puesto como líder de la parvada.

El juego en Santa Úrsula no significaba un Clásico, ni siquiera uno de eliminación directa, pero se notó desde un principio que Santiago Solari sintió la presión.

El Indiecito volvió a experimentar en su 11. Jordan Silva fue al banquillo para que Bruno Valdez y Jorge Meré se encargaran de la central. A sus costados, Jorge Sánchez y Luis Fuentes formaron las laterales. La contención fue inédita en el torneo. Richard Sánchez y Miguel Layún se ubicaron en la zona más transitada. Diego Valdés tenía la responsabilidad de la creación de juego. Roger fue tirado a un costado, Chava Reyes al otro. En la delantera, Henry Martín, una vez más, fue la punta de lanza.

Pachuca continuó con lo mostrado en el torneo. Gente como Kevin Álvarez, Gustavo Cabral, Luis Chávez, Víctor Guzmán, Avilés Hurtado y Nicolás Ibáñez fueron la columna vertebral del equipo de Guillermo Almada.

Al juego le costó arrancar. Muchas faltas en medio campo y pocas emociones fueron la características de los primeros minutos. Una escapada de Martínez por derecha fue lo más peligroso. Valdés recibió el balón del colombiano y lo impactó. Ustari se atravesó entre el balón y la red para evitar el primero de la tarde.

Pachuca no necesitó mucho para abrir el marcador. Hurtado se llevó el esférico desde medio campo. Richard tuvo la oportunidad de bajarlo, pero decidió dejar escapar al colombiano. La tibia marca la aprovechó Avilés. Un pase certero en el área dejó a Ibáñez frente a Ochoa. Con precisión y potencia, Nico adelantó a la visita.

Los errores en la contención continuaron. Layún lució perdido y trazó un esférico a las piernas de Avilés. El cafetalero escapó 20 metros y cedió para Sánchez. Érick levantó el rostro, Ibáñez cerraba la pinza, Meré alcanzó a taparle el ángulo y no se logró la conexión en la última zona.

América respondió en la pelota parada. Valdés volvió a probar. El juvenil Aceves le arrebató el grito.

Los Tuzos no volvieron a fallar. Un saque de banda fue la clave. El balón le cayó a Avilés. El colombiano quedó solito, ni Layún ni el Cachorro Sánchez aparecieron en su zona. Hurtado no lo dudó y sacó un bombazo que Meré intentó tapar. El balón voló, superó a Ochoa y con cierto lujo, pegó en el palo e ingresó a la red.

El descanso se asomó en Santa Úrsula. Pitidos, mentadas y hasta cerveza cayeron a la cancha del dos veces estadio mundialista, mientras Solari abandonaba el terreno de juego rumbo al vestidor.

Te puede interesar: ¿Adiós al Azteca? Cruz Azul y América se mudarían a este estadio

La respuesta de Solari fue inmediata. Otero entró por Fuentes y la apuesta fue concreta, presionar desde la salida a unos Tuzos que tuvieron la primera. Álvarez se la puso en la cabeza a Ibáñez. Todo quedó en aviso.

La lucha en medio campo se hizo constante. América, con más corazón que futbol, encontró el descuento con uno de sus hombres más criticados. Henry alcanzó a escurrirse de su marca y fusiló a Ustari para mantener viva la esperanza.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

Las Águilas continuaron con la presión. Bruno Valdez se quedó a nada con un cabezazo. La más clara la tuvo Henry. Con un toque, se quitó a los dos defensores, frente a Ustari, Martín no supo que hacer y erró increíblemente.

Pachuca no perdonó más. Chávez enfiló al área y vio a Guzmán solito. El Pocho se puso el traje de torero, sorteó a Ochoa y definió entre las piernas de Valdez. ¡Gol del Pachuca!

El Azteca quedó silenciado. Solari agotó los cambios. Zendejas, Fidalgo, Lainez y Viñas fueron al campo, pero nada funcionó.

No hubo más en el Coloso de Santa Úrsula, tarde negra en Santa Úrsula, América no deja de perder y tiene en puerta el primer Clásico ante Pumas. ¿Se irá Solari?

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

?Escucha nuestro podcast?

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí