Con la tecnología de Google Traductor

20, febrero 2022 - 14:32

┃ Karen Morán

Nadal (1)

Texto y fotos: Karen Morán / Enviada

Rafael Nadal no tiene en la mira el título de Acapulco, para el español las prioridades han cambiado desde hace ya varios años. Si bien su colección de trofeos es inmensa y hace menos de un mes se convirtió en el máximo ganador de Grand Slams de la historia, las dolencias del español le hacen ver desde otra perspectiva el tenis, pues por ahora lo importante es solamente mantener la salud física que le permita competir.

Tal vez te interese: ¡Bolsa millonaria! La jugosa cifra por la que juegan Nadal, Medvedev, Zverev y compañía en Acapulco

En conferencia de prensa previa al inicio del Abierto Mexicano de Tenis, Rafa reveló que ahora mismo no tiene expectativas sobre el torneo, pues después del desgaste sufrido en Australia lo que verdaderamente agradece es poder jugar, el camino no le preocupa y aunque lo sabe complicado, espera tener una buena semana.


“La expectativa es jugar, esa es la realidad, al final vengo por dos motivos muy simples y fáciles de entender; uno porque he jugado muy poco prácticamente en dos años y me apetece jugar al tenis, esta es la razón más simple por la cual estoy aquí, y la segunda es que después de Australia tenia que analizar durante dos semanas aproximadamente cómo respondía mi cuerpo porque normalmente en esfuerzos así, históricamente he tenido un bajón importante por una serie de días, no lo noté al comienzo pero sí un poco más tarde y bueno, a nivel de dolores el cuerpo me estaba respondiendo relativamente bien en todo lo que se puede esperar y eso me llevó a tomar la decisión de estar aquí, el sorteo es muy difícil pero no estoy pendiente de esas cosas, estoy feliz de jugar al tenis, estoy con la ilusión de seguir compitiendo más allá de los resultados, el comienzo de año ha sido infinitamente mejor de lo que jamás se pudiera imaginar, estoy aquí con la ilusión de competir bien y dar el máximo en la semana”, explicó.

 

Lo anterior no es una novedad en la carrera de Rafa, pues las lesiones siempre han sido determinantes en su andar, las ganas y el ímpetu siempre han estado en él, pero los problemas físicos siempre serán la limitante que lo lleve o no a seguir compitiendo .

“No es un tema de motivación, es un tema físico. La verdad es que en mi carrera no he tenido muchos problemas de motivación o de cansancio mental, mis problemas han venido por problemas físicos, jugar bien es positivo, pero lo que me hace seguir es poder competir por cinco horas un día y otras tres horas otro día, no es un tema de motivación, es un tema de saber que puedo hacer lo que estoy haciendo”, explicó.

Del mismo modo que Nadal no va persiguiendo títulos -y no es que no los quiera-, el español explicó que convertirse en el máximo ganador de Majors en la historia no cambió en absoluto su carrera o su vida, pues más allá de eso, lo que verdaderamente le hace ilusión es mantener el estado físico que le permita continuar ene el circuito.

 

“Australia fue un evento un especial para mí, uno de los más emocionantes de mi carrera, pero no ha cambiado nada no te voy a engañar, la vida sigue exactamente igual, estoy jugando, llevaba tiempo sin jugar y eso para mí es más importante que cualquier cosa. Fue una felicidad personal y una satisfacción profunda, pero no es más que lo que significa de manera personal”, reiteró.

Rafael Nadal iniciará su camino en Acapulco ante el norteamericano Reilly Opelka, tenista con el que se ha medido en solo una ocasión: el año pasado en las semifinales de Roma, donde se impuso por doble 6-4.

?Escucha nuestro podcast?