10, febrero 2022 - 6:15

┃ José Ángel Rueda

Hollywood la visita obligada si vas al Super Bowl

José Ángel Rueda | ENVIADO FOTO: José Ángel Rueda | ESTO A pesar de que lógica dice que las estrellas normalmente están en el cielo, el Paseo de la Fama, en el barrio de Hollywood, rompe con lo establecido. Es la magia de una industria cuyo cometido radica precisamente en hacer creíble lo increíble. Quien camina por los más de dos kilómetros que comprenden una de las avenidas más icónicas del mundo, suelen encontrar las luminarias en el suelo, no en el cielo. TE RECOMENDAMOS: Super Bowl 2022: Los anillos más costosos en la historia de la NFL: ¿qué jugadores tienen más? Ubicado en la parte noroeste de Los Ángeles, el Hollywood Boulevard lucha por mantener su brillo. Aunque la cuenta es imposible, tanto como lo sería tener registro de todas las estrellas que conforman el universo, se estima que hay más de 2,500 estrellas repartidas en ambas banquetas. [gallery ids="580074,580075"] El paseo tiene su historia, fue concebido a mediados del siglo pasado, cuando EM Stuart, entonces presidente de la cámara de comercio de Hollywood, encomendó al artista californiano Oliver Weismuller encabezar un proyecto que revitalizara la meca de la cinematografía, un tanto decaída después de varias décadas de esplendor. Weismuller apeló al brillo del cielo para fundamentar su propuesta. La idea era tapizar las banquetas con estrellas de terrazo y bronce, todas ellas con el nombre de las figuras del cine. El proyecto fue aceptado y vio la luz en 1958. El éxito estaba asegurado. La calle, poco a poco, construyó su leyenda. A su paso se levantan teatros y hoteles históricos que en su tiempo hospedaron a las más grandes luminarias del cine. El asfalto como alfombra roja. En apenas unos metros, los amantes del espectáculo alucinan con las imponentes formas del Teatro Chino, construido en 1927 por el arquitecto Raymond Kennedy y que a lo largo de los años se ha consolidado como punto de reunión de numerosas celebridades, que acuden al recinto a presenciar los estrenos más exclusivos de la industria. La tradición mandaba que muchos de los asistentes se hospedaban en el lujoso Hotel Roosevelt, inaugurado ese mismo año. [gallery ids="580076"] El Paseo de la Fama, sin embargo, utiliza el asombro reiterado como su mejor estrategia. Las miradas que se rinden ante el lujo. Unos metros adelante del teatro Chino está el Teatro Dolby, ese lugar donde desde el 2001 se entregan los Premios Oscar y que año con año recibe a lo más destacado del cine. Casi enfrente, está el Teatro “The Capitan”, donde Walt Disney, con su magia, acostumbra a presentar sus películas. [gallery ids="580072,580073"] TE PUEDE INTERESAR: Así es “The Oculus”, la espectacular pantalla circular del SoFi Stadium El lujo y las atracciones se extienden por prácticamente la totalidad de la avenida. Uno puede ir caminando y encontrarse a Marylin Monroe, mientras fuma un cigarro, o al Hombre Araña junto a la Mujer Maravilla, que posan alegremente ante las cámaras de quien les pide una foto. De pronto, cuando los edificios y los árboles lo permiten, es posible observar el famoso Hollywood Sign en la lejanía, imponente en el Monte Lee. Como un recordatorio de la tierra que se pisa. [gallery ids="580077,580078,580079"] En los locales la avenida abundan las tiendas de souvenirs. Hay de todo: estrellas personalizadas, placas de los famosos, las icónicas letras de Hollywood, estatuillas del Oscar para la mejor madre, padre, esposa o novia. Por supuesto hay llaveros, imágenes y pulseras. Para quien lo desea, es posible alquilar guías turísticos que cuentan las historias y relatos que le dan vida a la avenida de las estrellas.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

?Escucha nuestro podcast?