6, noviembre 2021 - 17:08

┃ EFE

Real Madrid asalta el liderato tras vencer al Rayo Vallecano

EFE FOTO: PIERRE-PHILIPPE MARCOU | AFP El Real Madrid firmó un nuevo triunfo agónico, con incertidumbre hasta el último suspiro cuando Toni Kroos evitó sobre la línea de gol el empate de un Rayo que nunca le perdió la cara al partido, que sirve al cuadro blanco para enmendar su mala dinámica liguera, en un Santiago Bernabéu que no disfruta con un equipo que acabó pidiendo la hora. Los silbidos a un triunfo muestran el descontento por la manera de gestionar un partido, no solo por la falta de brillantez. El Real Madrid nunca fue de dar un paso atrás tras marcar. Lo del Shakhtar no se repitió ante el Rayo. Siempre quiso más pero sintió impotencia por la falta de definición. Sin Falcao de inicio, suplente por molestias musculares, al Rayo le faltó colmillo para adelantarse en el marcador y probar la respuesta del Real Madrid. Álvaro perdono a los 30 segundos el primer despiste de la zaga madridista, y Trejo chutó a las manos de Courtois el pase arriesgado de Mendy en salida de balón. A los de Ancelotti les gusta correr y por ese planteamiento no pasa, hoy en día, la figura de Eden Hazard. Al ritmo de Vinicius no juega el belga y, por eso, el elegido fue Marco Asensio que aprovechó su oportunidad.
RECIBE EN TU CORREO LA INFORMACIÓN MÁS DESTACADA DE LOS DEPORTES, ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!
Habían anulado un tanto a 'Vini' por fuera de juego, cuando Asensio puso claridad en los metros finales. Un pase atrás para la primera clara de Benzema. Otro a la llegada de Kroos de segunda línea para poner su disparo en la escuadra, inicialmente anulado por el colegiado y concedido desde el VAR. El premio lo encontró cuando Alaba regresó a sus orígenes, se dejó caer a banda para inventar una asistencia que extiende la racha goleadora de Benzema. Sacando provecho de la indecisión entre Catena y su portero, marcaba a placer. Acariciaba su doblete antes del descanso, en momentos en los que el Real Madrid corría a la velocidad de Vinicius y cabeceaba el francés arriba un rechace, con todo para firmar la sentencia. No lo hizo el Real Madrid que siente presión ante cualquier rival en cuanto rebaja su intensidad. El Rayo nunca bajó los brazos, estuvo metido por la falta de precisión en las ocasiones que se fueron rebajando. Una para guardar en vídeo, cuando Vinicius se fue de cuatro rivales en velocidad y con amagos que sentaron jugadores en su camino antes de superar al portero rival pero ver como el gol de su carrera lo evitaba Valentín bajo palos.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias, manda la palabra ALTA en este enlace

Y así, perdonando ocasiones tan claras como el mano a mano de Asensio que picó el balón para perder el pulso con Dimitrievski o una bella acción entre Vinicius, Mendy y Benzema, que se escapó por apurar su disparo buscando la escuadra, llegaron los momentos de incertidumbre blanca. De nuevo sin reacción desde el banquillo de Ancelotti, con cambios tardíos e improductivos. Un Real Madrid inconsistente que acabó pidiendo la hora, con la grada sufriendo viendo de cerca un nuevo empate, que habría sido el tercero en casa consecutivo en LaLiga. Lo evitó Kroos, bajo palos, decisivo todo el partido, al remate de Óscar Valentín que pidió penalti de Camavinga, y Courtois, volando al disparo de Unai para dejar la sensación agridulce por segundo triunfo consecutivo. Te recomendamos: Autobús de aficionados de Rayados sufrió accidente en la carretera ?Escucha nuestro podcast?