8, septiembre 2021 - 8:00

┃ Jesse Villalpando

Ángel de Jesús Camacho

JESSE VILLALPANDO ZAMORA | EL SOL DE LEÓN

Foto: FRANCISCO MEZA

A sus 16 años, el leonés Ángel Camacho no solo fue el atleta más joven de la delegación mexicana que asistió a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, sino que además se colgó una histórica presea de bronce.

Su clasificación a la justa de verano se dio de última hora, gracias a un racimo de medallas y buenos tiempos en la Serie Mundial de Para-Natación celebrada en Berlín, Alemania.

“Al inicio como que nadie creía en mí, quizás por mi inexperiencia, porque era el más joven de todos, pero cuando gané la medalla fue una sorpresa para los compañeros, para los entrenadores y hasta para los directivos, nadie creía que a mi edad había estado en cuatro finales y con medalla, también con algunos cuartos lugares a menos de un segundo del bronce, entonces todo fue sorpresivo”, platicó Camacho en exclusiva con ESTO.

El cuarto lugar de los 50 y 100 metros libres S4 había dejado un grato sabor de boca, sin embargo, Ángel de Jesús no se conformó y luchó por ver la bandera tricolor entre los primeros tres lugares, fue así que llegó esa medalla en los 50 dorso, justo en el penúltimo día de competencias.

“Siempre estuve con los ánimos a tope, en los 100 libres salí muy concentrado, no tenía previsto estar en esa final y quedé cuarto, baje mi marca y los 50 eran mis fuertes, gracias a Dios y a los que me apoyaron se consiguió el resultado y de verdad que fue un gran esfuerzo por todas las circunstancias que atravesamos”.

Para “Angelito”, como le llaman familia y amigos, la clave del éxito radica en “luchar día con día, ser perseverantes, pelear por nuestros sueños, tener los objetivos claros y nunca decir no puedo, tal vez con poco apoyo que tuvimos sacamos la casta por México, así que ver la bandera de México ahí y yo a mis 16 años, fue una experiencia mágica e inolvidable”.

ALIENTA A OTROS JÓVENES

Desde el corazón de la colonia Deportiva II, una de las zonas de riesgo que tiene la capital mundial del calzado, Ángel desea que más jóvenes se vean reflejados en él y salgan adelante para cumplir sus metas, sean deportivas o profesionales.  

“Que los chavos luchen por sus sueños, muchos a mi edad lamentablemente caen en las drogas, en los vicios, así que yo les diría que luchen por sus sueños, si se esfuerzan los van a cumplir, tienen que ir con firmeza, con perseverancia y seguro que los cumplen”.

En la mente de Camacho no existen los límites, no hay nada que lo frene, el estudio y el deporte es su pasión, por ello ya piensa en concluir la preparatoria, transformarse en un hombre que contribuya a la sociedad y de reojo ya observa la cita en París 2024.

EN NÚMEROS

1 Medalla de bronce la que obtuvo Ángel Camacho en Tokio 2020

4 Finales disputadas de cinco eventos en los que se clasificó para la justa veraniega

16 Años los que tiene el para-nadador originario de León, Guanajuato

 

 

El querer es poder 

La de Ángel Camacho es una gran historia de superación, una prueba fehaciente de que cuando se quiere, se puede.

Hijo de Francisca Ramírez Canchola, ama de casa y Jesús Camacho, de oficio albañil, “Angelito” es el menor de cinco hermanos, tres mujeres y otro varón.

Mientras que don Chuy le entra duro a la “talacha” prácticamente toda la semana, es doña Francisca quien se encarga de acompañar a Ángel a sus entrenamientos en el Centro Acuático de León, para ello, recorren desde su departamento gran parte de la colonia Deportiva II y atraviesan el siempre transitado bulevar Juan Alonso de Torres. 

Son ya tres años y medio de esta rutina, tiempo que bien ha valido la pena ahora que Camacho luce orgulloso su presea de bronce de los Juegos Paralímpicos de Tokio.

Los trabajos en piscina y gimnasio suelen rondar las cuatro horas. A la distancia, doña Francisca observa detenidamente cada ejercicio de su orgullo, quien a su vez atiende cada una de las indicaciones de la entrenadora Blanca Delia Hernández, ganadora del Premio Estatal del Deporte 2020 en su categoría.

 

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

Las largas y desgastantes horas de trabajo tienen su recompensa, para Ángel no hay nada como pasar tiempo de calidad con su familia y degustar unos buenos tacos de bistec o simplemente un huevo con frijoles refritos y una salsa molcajeteada bien picosa.

Pareciera que a sus 16 años el tritón leonés lo ha ganado todo, sin embargo, en su visión de la vida las palabras rendirse y conformismo no existen. “Angelito” sabe que el cielo es el límite.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

?Escucha nuestro podcast?