Con la tecnología de Google Traductor

4, septiembre 2021 - 14:22

┃ Rubén Beristáin

Cruz-Azul-femenil

Rubén Beristáin

FOTO: Cortesía | @azulfemenil

Cruz Azul femenil volvió a la vida. Las cementeras no brillaron en casa, pero fueron efectivas y rompieron su mala racha con el triunfo ante San Luis, gracias a los goles de Karime Abud y la costarricense Michelle Montero. Las potosinas merecieron más, pero una vez más fueron incapaces de celebrar en patio ajeno. La Máquina pitó y se metió en la pelea entre las ocho primeras del Grita México 2021. 2-0 final.

Una urgencia en común existió en los rumbos de La Noria. El triunfo se convirtió en una obligación para ambos equipos después de varias semanas sin lograrlo.

El inicio fue intenso de La Máquina, que comenzó con la presión, El técnico Roberto Pérez sacudió su formación. Karime Abud, ya recurrente como titular, creó opciones de peligro. En un contragolpe llegó al área, tuvo todo para vencer a la portera rival, pero Paola Urbieta, flamante defensa de selección nacional, mostró su nivel y con una barrida a tiempo cortó el festejo que ya se cantaba.

Las celestes dominaron y en una jugada de locura por poco y se fueron al frente. Un largo disparo botó, la guardiana Ivette Alvarado no alcanzó el balón y el travesaño la salvó. En el rebote Natalia Enciso no la pudo conectar, pero Dalia Molina sí lo hizo y con un certero remate movió las redes. Cuando la delantera se disponía a celebrar, la abanderada señaló fuera de lugar y canceló todo.

San Luis poco a poco respondió. Las potosinas también anotaron. Emily González metió un cabezazo que terminó dentro, pero de nuevo fue invalidado, a pesar de que estaba habilitada por la zaga cementera.

Las celestes se animaron, quisieron aprovecharse del error arbitral y tuvieron más juego ofensivo, sin embargo la redonda se negó a entrar. Cierta desesperación se respiró entre las atacantes con esa incapacidad de anotar. Llegaron con 325 minutos sin gol y la cuenta no pudo detenerse en el primer tiempo.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias, manda la palabra ALTA en este enlace

En el complemento siguió. El juego se volvió rispido, hubo más faltas que generación. Ningún equipo arriesgó, y a pesar de su larga racha sin ganar, el par de bandos sobre la cancha parecían conformes con el punto.

Fue Alondra González, recién ingresada, quien puso algo distinto, hizo una gran jugada por la banda y cedió a Abud, quien no falló. La delantera recortó y con un zurdazo puso la alegría celeste. Michelle Montero, con sabor tico, puso el segundo y los tres puntos quedaron en casa.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

?Escucha nuestro podcast?