22, julio 2021 - 23:03

┃ Javier Juárez

América

Javier Juárez FOTO: Isaac Ortiz | Mexsport Para ser el juego con el que se abrió el telón del Grita México Apertura 2021 Gallos Blancos y América se quedaron cortos. Juego típico de Jornada 1, pero que por ser los azulcremas se esperaba más de ellos. La realidad es que sus alas están tiesas, les falta ritmo, jugadores y potencia. Querétaro lo mismo. Héctor Altamirano tiene mucho qué hacer para echar andar a su equipo. El gallinero terminó en silencio. La pelea fue tediosa y carente de emociones. Las jugadas de peligro en el primer tiempo se contaron con los dedos de una mano. Dos y ya. Una por equipo. Pero tampoco se les pudo exigir tanto. América se presentó con múltiples bajas por jugadores en selección nacional, mientras que Querétaro fue un equipo nuevo. El Pity tuvo que reconstruir a su equipo en cuestión de meses. Querétaro tuvo trece bajas y trece altas. Un tiro en el área que Roger Martínez no pudo conectar bien a pase de Leo Suárez fue la jugada que estuvo más cerca de terminar en gol. El Tanque se erigió como el futbolista más talentoso de las Águilas, sin embargo, no tuvo acompañantes. Roger estuvo desesperado, la falta de balones y las discusiones con Marco Antonio Ortiz terminaron afectándole. Martínez recibió una tarjeta amarilla tras gritarle al Gato luego de una falta de Maximiliano Perg, el azulcrema tuvo razón, era falta del zaguero uruguayo y posible expulsión, pero el árbitro no lo pitó. El Tanque reclamó de forma airosa y terminó amonestado. Si se escarba se encuentra poco destacable. Querétaro nunca puso a trabajar a Oscar Jiménez. Héctor Altamirano le encargó el ataque a Nicolás Sosa, Pablo Barrera, Osvaldito Martínez y Bryan Olvera, pero poco pudieron hacer. Osvaldo regresó a México luego de jugar en Paraguay, el Pity le dio el gafete de capitán, pero sólo jugó la mitad del partido. El talento del guaraní está intacto, pero el fondo físico no es el mismo. Querétaro no tuvo cómo hacer daño. América controló el juego, sin embargo, no apretó para hacerle daño a los Gallos Blancos. El resultado fue un juego tedioso y cansino. Las Águilas ganaron sus tres partidos de pretemporada, se dibujó otro escenario, pero quedó en eso. Los equipos descansaron. Altamirano metió a Omar Mendoza. Osvaldito salió. Querétaro apostó a hacerse fuerte y hacer daño con contragolpes. Nicolás Sosa tuvo la oportunidad que tanto esperó desde que llegó a México. Bryan Olvera lo dejó solo en el área, Sosa gozó de tiempo y espacio para definir, pero le pegó al balón con la espinillera y salió desviado. Nicolás evidenció la razón por la que salió de León, con los Esmeraldas no marcó ningún en un año. Luego lavó su error. Solari volteó a la banca y metió a su refuerzo Salvador Reyes. América tomó un impulso y se animó a atacar. Bruno Valdez cabeceó en el área, Washington Aguerre atajó, pero dio rebote. Mauro Lainez quiso empujarlo a la red, pero Sosa llegó con más ímpetu y sacó el balón al tiro de esquina. Nicolás puro redimirse. El juego se rompió un instante. Eso lo agradeció la gente. Salvador Reyes en el primer balón que tocó lo puso en el travesaño, enseguida Pablo Barrera entró al área azulcrema, pero no supo definir. Samuel Eto’o desea ver un Qatar vs Camerún en la final del Mundial 2022 El Indiecito movió el tablero. Fernando Madrigal entró a la batalla en un campo que conoce a la perfección. El duelo fue de estrategias. Altamirano no quiso quedarse atrás. El Pity metió a Luis Madrigal y Pablo Gómez para refrescar el ataque. El nerviosismo se sintió en La Corregidora. América y Querétaro pensaron más en mantener el empate que en buscar el triunfo.  
RECIBE EN TU CORREO LA INFORMACIÓN MÁS DESTACADA DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE TOKIO 2020, ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!
Roger Martínez siguió como llanero solitario. Todos los ataques con una dosis de peligro salieron de sus pies. Los demás no supieron seguir el ritmo. América no tuvo disponibles a jugadores como Henry Martín y Sebastián Córdova por estar en Juegos Olímpicos, mientras que Renato Ibarra, Nicolás Benedetti y Nicolás Castillo siguen sin saber su futuro en el nido. Lo que es cierto es que a los azulcremas les falta fuerza en el ataque. El reloj no se detuvo y a pesar de que se agregaron seis minutos la red no se movió. ?Escucha nuestro podcast?