23, abril 2021 - 21:33

┃ Javier Juárez

Puebla-vs-Pumas

Javier Juárez Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla Las vacaciones de Pumas inician posiblemente la próxima semana. La fortuna y Alfredo Talavera ya no son suficientes para que los auriazules ganen juegos. La suerte les dio esperanza en sus últimos tres juegos, sin embargo, frente a Puebla no se pudo. RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ Pumas sumó un punto, llegó a 18, pero no le alcanza para entrar a la repesca. Su última carta se la juega contra América en la última fecha. La repartición de puntos tampoco le vino bien a la Franja. Los camoteros quedaron expuestos a salir de los primeros puestos. Puebla está tan bien que Santiago Ormeño en su primer balón que tocó lo remató de tijera. Luego Maximiliano Araujo condujo desde su área y se quitó rivales como si fuera Messi. Tabó lo intentó con un tiro de lejos que pegó en la red por fuera y Juan Segovia con la cabeza le dio un susto a Alfredo Talavera. Todo pasó en diez minutos. La Franja enseñó que iba a defender su tercer lugar de la tabla general y acercarse a la Liguilla sin tener que hacer una parada forzosa. La Franja funcionó. Atacó, transitó el balón, fue mejor, sin embargo, la fortuna sigue del lado auriazul. Juan Dinenno metió el baló a la red, pero su tanto se invalidó por un fuera de lugar de Gabriel Torres. Pumas recuperó la suerte que lo acompañó el torneo pasado. El cuadro auriazul llega poco, pero es efectivo. Lamentablemente su gol no subió al marcador. El debate se hizo presente. Alan Mozo contactó con el brazo un balón en el área, los seguidores que entraron al estadio reclamaron el penalti, Óscar Mejía lo marcó, sin embargo, Pumas protestó y la jugada se revisó en el VAR. El árbitro tres minutos en decidir qué hacer. Mejía regresó al área y echó reversa. No hubo sanción. El Cuauhtémoc se quedó con las ganas de gritar un gol tras un año sin acceso a la gente. La casa de los poblanos fue el doceavo estadio que pudo abrir sus puertas en el futbol mexicano. Luego de ese momento polémico Puebla perdió la concentración. Los ataques fueron menos. Alfredo Talavera terminó el primer tiempo sin tener que entrar en acción. Pumas tampoco hizo mucho. Favio Álvarez y Sebastián Saucedo quisieron juntarse, sin embargo, no mostraron una buena actuación. Antony Silva tampoco tuvo que ensuciarse el uniforme. Lo que empezó emocionante fue difuminándose. Puebla tuvo la posesión del balón, registró mejores estadísticas, pero sin remates a la portería. Santiago Ormeño, Christian Tabó y Omar Fernández se fueros al vestidor molestos y desesperados. La pausa refrescó a los poblanos. Tabó regresó más participativo. Christian pronto centró raso en el área, Salvador Reyes iba a rematar, pero Alan Mozo contactó el balón y evitó el impacto. Puebla retomó la manija del juego, sin embargo, Pumas en contraataques siempre fue peligroso. Gabriel Torres disparó y Silva desvió el balón a tiro de esquina. La necesidad de sumar de los dos equipos creó huecos en el campo. La Franja fue más insistente. Alfredo Talavera tuvo que entrar en su rol de siempre. El portero auriazul comenzó a sacar todo lo que le llegó. Tala cortó una jugada peligro de Tabó, pero en su siguiente participación sufrió un duro choque de cabezas con Israel Reyes. La jugada fue ruda. Julio González se puso a calentar de inmediato, pero Alfredo quiso seguir. Tras ese momento de incertidumbre el afectado fue Puebla. La Franja perdió potencia. Pumas empezó a pegarle a la portería. Facundo Waller probó de lejos, el balón llevaba lumbre, pero Antony Silva lo alejó. Fueron segundos de mucha desconcentración poblana. Gabriel Torres supo vencer a Silva, sin embargo, su celebración fue apagada de inmediato por otro fuera de lugar. Los nervios crecieron. Favio Álvarez quedó solo frente a Antony Silva luego de una carambola entre los defensas poblanos. El atacante argentino tuvo tiempo para definir, pero pateó al cuerpo y se esfumó la ocasión. Luego de eso Andrés Lillini lo sacó. Varios abucheos se llevó. Puebla también tuvo sus ocasiones. Tabó entró en el área, sacó un proyectil, sin embargo, Talavera lo tapó con el pecho. El héroe fue él. Alfredo lideró el último ataque de Pumas. El portero condujo el balón hasta la mitad del campo, pero sólo sirvió para emocionar a la tribuna. El tiempo se acabó. No hubo daños en el Cuauhtémoc. El empate es amargo, pero a Puebla le sirve más. ?Escucha nuestro podcast?