1, febrero 2021 - 17:12

┃ Rubén Beristáin

New Project (26)

Los antecedentes son variados y ninguno pudo trascender. Cruz Azul lo impidió durante un tiempo, pero para este Guard1anes 2021 la antigua normalidad renació y los refuerzos tardíos volvieron a aparecer, los cuales nunca han sido beneficiosos para la institución cementera. Un mal que era costumbre y que hacía de estos jugadores tener un paso fugaz, con más pena que gloria. En algo atípico para La Máquina en los últimos años, en el actual certamen no hubo refuerzos costosos, la austeridad llegó a los rumbos de la Noria y la nueva administración de la Cooperativa, en tiempos donde la pandemia afectó lo económico en varios sectores, optó por no hacer gastos exorbitantes como se acostumbraba. Alexis Peña fue la única incorporación para los celestes, fue a préstamo con opción a compra, y su llegada se concretó justo en el último día de transferencias a nivel mundial y cuando el torneo lleva cuatro jornadas disputadas. Si bien el mexicano, que no juega un sólo partido de Primera División desde finales del 2019, no llega como un revulsivo en la zona ofensiva, es una realidad que remará contracorriente y buscará ser parte esencial de La Máquina de forma inmediata, debido a que, la buena noticia para él, no requerirá tiempo de adaptación, conoce el medio nacional y sólo requerirá algún lapso de tiempo para ponerse al nivel de todos sus compañeros cementeros.

MAURO FORMICA

El sudamericano fue uno de los últimos refuerzos de Cruz Azul para el Apertura 2013. Fue en la séptima jornada del certamen cuando se incorporó al plantel y empezó a entrenar con el equipo dirigido en ese entonces por Guillermo Vázquez. El propio jugador en su presentación expresó que tenía cierta desventaja para poder adaptarse al equipo y ponerse a punto físicamente, además de que tuvo que viajar por su visa de trabajo. En dicho torneo sólo jugó nueve partidos y en 562 minutos no pudo festejar. En tres semestres más con el club celeste, disputó más de 40 encuentros y sólo marcó en seis ocasiones. No entró en planes para Sergio Bueno, en 2015, y regresó a su país.

FEDERICO CARRIZO

El delantero argentino llegó con bombo y platillo desde Argentina, procedente del Boca Juniors. Su arribo a suelo mexicano se retrasó algunos días por inconvenientes personales en Buenos Aires. A pesar de que fue anunciado como refuerzo para el Apertura 2015, su debut fue hasta la jornada 10. Sergio Bueno le dio la oportunidad finamente, debido a que presentó molestias musculares que retrasó todo. En total sólo jugó 213 minutos distribuidos en cuatro partidos, sin ningún gol ni asistencia. Después de culminar su préstamo, el conjunto celeste no hizo válida la opción de compra y el delantero volvió a su país natal.  

ACHILLE EMANA

El jugador fue el primer africano en jugar para La Máquina y llegó para el Apertura 2013. Era la jornada siete del certamen y el entonces director deportivo de la institución, Agustín Manzo, apenas lo hacía oficial donde afirmó que los jugadores de su físico se podrían adaptar fácilmente al medio. El mediocampista debutó un par de semanas después, en la fecha nueve, cuando visitaron a Toluca y jugó 11 minutos tras sustituir a Mariano Pavone. Pero el futbolista nunca pudo aclimatarse y en dos torneos en la capital no sumó más de 500 minutos y sólo una vez completó los 90 minutos. Una lesión lo marginó y al no ser del gusto de Luis Fernando Tena, Emana no pudo mostrar sus habilidades.

ÉRICK TORRES

En 2016, el equipo cementero sorprendió con la incorporación del delantero mexicano a sus filas, procedente del Houston Dynamo por seis meses con opción a compra. El famoso Cubo fue anunciado como refuerzo hasta la jornada siete, no estando en su mejor condición física. En la fecha ocho hizo se debut en el Clásico Joven ante las Águilas del América cuando sustituyó al paraguayo Jorge Benítez y sólo disputó ocho minutos del duelo. El atacante jugó dos partidos más y en la jornada 10 se lesionó una rodilla y no volvió a jugar más con Cruz Azul y su regreso a Estados Unidos fue inminente tras recuperarse.

MARTIN CAUTERUCCIO

El delantero uruguayo llegó al futbol mexicano para el Clausura 2017, el mismo día que La Máquina hizo se debut en el torneo. Caute tardó tres semanas más en debutar y lo hizo hasta la cuarta jornada. En su primer semestre disputó 666 minutos repartidos en diez partidos y únicamente anotó un gol ante los Tuzos del Pachuca. Después de cinco torneos, donde fue uno de los más criticados por la afición por su escasa producción ofensiva, salió por la puerta de atrás y con sólo 11 festejos en más de 60 cotejos con los azules.

PAULINHO BOIA

En el 2020 hubo un caso particular. El jugador brasileño llegó a México para incorporarse con Cruz Azul cuando el torneo de Clausura ya llevaba tres jornadas disputadas. Sin embargo su debut nunca se dio ya que no aprobó los exámenes médicos y tuvo que regresar a su país para sorpresa de la institución celeste. El propio futbolista y su representante alegaron que no sabían de la lesión en el cartílago y así su contratación no se llevó a cabo. ?Escucha nuestro podcast?