31, enero 2021 - 15:09

┃ Brian Sales

Andrés Lillini

Foto: Mexsport

Andrés Lillini, técnico de Pumas, no titubeó tras el cotejo ante Atlas, donde su equipo no tuvo tiros a puerta. Mencionó que se equivocó en el planteamiento, ya que buscó jugar con más gente por el centro y criticó de forma dura las imprecisiones en pases de sus elementos. Negó el hecho de que perdieron dos puntos, sino todo lo contrario, rescataron uno.

Recibe toda la información deportiva en tu celular, envía ALTA y suscríbete a nuestro newsletter en WhatsApp

“No creo que se nos hayan escapado dos puntos, porque jugamos muy mal. Hoy no hay justificación de nada. El partido de Pumas fue malo, nada que ver con el de la semana pasada que, aunque perdimos, creamos opciones. Tuvimos un primer tiempo sin llegadas al arco y no supimos como destrabar la situación. Me equivoqué al planteamiento inicial con dos volantes y un enganche. Nunca logramos superioridad por las bandas. En el futbol, si el de blanco no se la da al de blanco, es complicado. Hoy sí me deja preocupado y ocupado”, dijo.

El estratega argentino mostró cierta molestia ante los cuestionamientos del partido pasado ante Gallos Blancos, donde, desde su perspectiva, el equipo no jugó tan mal como sí lo hicieron ante el Atlas. Aceptó que deberán trabajar a marchas forzadas para llegar de buena forma al partido ante los Rayados.

“No coincido con los que dicen que con Querétaro jugamos mal. No coincido para nada. En el análisis detallado, el equipo nunca nos superó y tuvimos la pelota más que el rival. Querétaro nos generó cuatro opciones de gol. Este partido estuvo muy impreciso y no le dimos la pelota al jugador libre que tuvimos, así es complicado generar superioridad. Jugamos muy lejos del arco. Tenemos que mejorar de cara al partido con Monterrey”, señaló.

En la misma línea de la autocrítica, Lillini recalcó que tuvieron un retroceso respecto a los dos primeros partidos, donde se cansaron de tener llegadas a gol. Sin embargo, ante Atlas, reconoció que el trabajo defensivo fue bueno, más allá de que no lograron imponer condiciones al frente.

“Claro que retrocedimos, eso es la palabra más justa. No siempre se desarrolla lo que se quiere, porque Atlas se defendió bien. No supimos destrabar las situaciones. Me preocupa que no fuimos un equipo agresivo que llega al área. Defendimos muy bien y el equipo es versátil. Vamos a levantar la calidad de los entrenamientos y ver quiénes son los mejores de la semana para que jueguen en Monterrey”, comentó.

?Escucha nuestro podcast?