25, enero 2021 - 23:05

┃ Miguel Ángel Mujica

juan-escobar

La mística de Cruz Azul parece extinguirse. La Máquina, aquella que ganaba, gustaba y goleaba, ha cambiado de mentalidad. El equipo cementero hizo su gol y se echó para atrás. Pachuca le apedreó el rancho, pero Corona, los postes y hasta una salvada en la línea de Nacho Rivero, le dieron sus primeros tres puntos a Juan Reynoso en el banquillo celeste, 0-1 final. En un córner, Juan Escobar se transformó en atacante. Con maestría dejó en el camino al Comandante Quiroga y con un testarazo picado, hizo el único gol de la noche. Las luces del Huracán se prendieron para recibir a una de las peores escuadras del torneo. Cruz Azul, sin Cabecita Rodríguez y con más incertidumbre que soluciones, saltó a la cancha para enfrentar a unos Tuzos que no saben lo que es ganar en el campeonato. La Máquina se convirtió en un camión frente a Jesús Corona. La línea de cinco que Reynoso planteó, evitó los primeros embates pachuqueños. Jaiber, el Cata, el Shaggy, Aldrete y Escobar, se las ingeniaron para frenar a Pardo, Quiroga y compañía. Las patadas relucieron, pero sólo Rivero se pintó de amarillo. [gallery ids="524912"] Ibarra tuvo que salir al final del primer lapso luego de perderse un mano a mano. El Chuco Sosa se encargaría de la banda derecha de los Tuzos. Cruz Azul llegó al descanso casi aventando la toalla, no se veía nada claro. El retorno al campo trajo a Yoshimar Yotún al campo. El medio campo se afianzó con Baca, el peruano y Rivero. Fue Nacho el que más resaltó, a base de pelotazos, Cruz Azul se hizo de un tiro de esquina. Escobar se levantó a primer palo, Quiroga no supo detenerlo, ni siquiera le jaló la playera. Juan remató picado, como mandan los cánones y dejó tendido a un Ustari que reclamó a su zaga la falla en marcación. [gallery ids="524911"] La Máquina se envalentonó y Aldrete cayó en el área por un abrazo de Aguirre. Un claro penalti que el VAR se encargó de echar para atrás. Pachuca tuvo la responder, más por obligación que por gusto. Quiroga remató y Rivero, en la mera línea de gol, la sacó con la cabeza. Una jugada después, el Comandante la estrelló en el palo y por si fuera poco, Corona, en dos tiempos, evitó el empate cerca del final. El reloj vivió sus últimos segundos. De la Rosa, recién ingresado, dejó solito en el área chica a Quiroga, pero a Mauro se le olvidó cómo mandar las pelotas al fondo. Corona achicó y el argentino la mandó a la grada. No hubo más en el Hidalgo, Cruz Azul se metió al ojo del Huracán y sacó tres puntos que, para su actual situación, parecen de oro.  

Recibe toda la información deportiva en tu celular, envía ALTA y suscríbete a nuestro newsletter en WhatsApp

?Escucha nuestro podcast?