16, diciembre 2020 - 23:44

┃ Javier Juárez

Cruz Azul sin alma

Cruz Azul es un ente. Camina sin alma. La Máquina quedó fuera de la Concacaf y la cruz es más pesada. Los celestes acumulan penurias. El 4-0 contra Pumas inició una debacle impensada. LAFC fue mejor equipo, atropelló en el campo a los cementeros y consiguieron el boleto a las semifinales. Recibe toda la información deportiva en tu celular, envía ALTA y suscríbete a nuestro newsletter en WhatsApp Carlos Vela alumbró con un tanto. América como León en la liga pensó enfrentarse a los cementeros, pero tampoco llegaron a la cita. Cómo regresar a jugar. Cómo levantarse de una de tus peores derrotas de la historia. Cruz Azul no supo hacerlo. Eso lo aprovechó LAFC. La Máquina se encontró a la ONU en el campo, el cuadro angelino ocupó: a un holandés, tres colombianos, dos ecuatorianos, un canadiense, un uruguayo, dos estadounidenses y un mexicano. Carlos Vela es la figura. Al ser un juego único ambos equipos fueron abiertos. Cruz Azul anotó pronto, sin embargo, el tanto de Luis Romo se anuló por fuera de lugar. [gallery ids="519704,519705,519706,519707"] La respuesta del cuadro norteamericano fue inmediata. Diego Rossi entró al área celeste, le pegó con fuerza al balón, pero su remate se estrelló en el poste. Sebastián Jurado alcanzó a tocar el esférico. El joven portero tomó el sitio de Jesús Corona. Armando González tuvo las bajas de: Chuy y Cabecita Rodríguez, mientras que Adrián Aldrete estuvo en la banca. El técnico interino ocupó a Elías Hernández y Santiago Giménez. LAFC se notó alegre. Metió atrás a la Máquina. Vela y Rossi le causaron problemas a los celestes. En pleno apogeo angelino Cruz Azul pitó. Eddie Segura derribó a Orbelín Pineda en el área, el árbitro Said Martínez señaló el penalti y Yoshimar Yotún al estilo Panenka marcó el primero. Cruz Azul tomó la batuta en el juego, pero LAFC nunca fue menos. El equipo estadounidense presionó y provocó un penalti de Sebastián Jurado sobre Carlos Vela. El mexicano franquicia tomó el esférico y con su educado pie izquierdo puso el balón lejos del portero celeste. El empate se dio y la voltereta era posible. Armando González metió a Milton Caraglio y Adrián Aldrete tras el descanso, sin embargo, Bob Bradley contraatacó con Kwadwo Opoku. En el juego de estrategias el estadounidense le ganó al mexicano. El ghanés ingresó y de manera inmediata con un tiro cruzado anotó el segundo tanto de LAFC. La Máquina quiso acelerar. Echó toda la leña, pero los estadounidenses supieron controlar la agresividad cementera. La desesperación alcanzó a Cruz Azul. El tiempo estaba en su contra y otro golpe al corazón de los cementeros se consumó. La Máquina está averiada por dentro y por fuera. Para su fortuna el 2020 terminó. ?Escucha nuestro podcast?