14, agosto 2020 - 18:22

┃ Javier Juárez

América Femenil

La distancia entre Cruz Azul y América se mantiene en la liga femenil, pero no es tan abismal como antes. Las Águilas ampliaron la hegemonía que tienen sobre las celestes. Daniela Espinosa le regresó la calma a las azulcremas en pleno vendaval cementero. Dani es la figura, tardó, pero pudo marcar. Las azulcremas terminaron cansadas, abatidas, pero aletearon a buena altura.   ESCUCHA NUESTRO PODCAST: La gradual reapertura de albercas y gimnasios Jennifer Muñoz aprovechó una carambola de errores celestes para abrir el marcador. El tanto fue tan rápido que se pensó en una goleada, pero no sucedió eso. La atacante azulcrema vio cómo se cayó Brenda García en el área, robó el balón, tiró, su disparo lo desvió Marylin Díaz, mientras que Karla Morales no pudo hacer nada para detener la trayectoria del esférico. Cruz Azul intentó reponerse con esporádicas llegadas de Martha Enciso y Cinthia Herrera, fuera de eso Jaydi Gutiérrez tuvo una tarde tranquila. América tiene más bagaje, quedó reflejado. Jana Gutiérrez y Dorian Hernández ganaron sus respectivos duelos en la mitad del campo. Los 25 grados centígrados en Jasso obligaron a la juez a pausar el juego para hidratarse. El agua tuvo un efecto positivo en las jugadoras. La emoción se multiplicó, sobre todo en el área celeste. Antes del bombardeo azulcrema Rogelio Martínez sacó a Alejandra Curiel para darle ingreso a Rebeca Villuendas. Enseguida vino el show de Daniela Espinosa. La atacante amarilla impactó dos tiros en el poste, tuvo más opciones para marcar, sin embargo, la suerte le dio la espalda. Villuendas con un centro que se convirtió en centro asustó a Jaidy, pero nada más. La Máquina estuvo apagada. Llegó el descanso y enseguida siguió la batalla. Dani Espinosa insistió en el área cementera, uno de sus tiros se estrelló en el rostro de Karla Morales. La tensión apareció, pero todo quedó en el susto. Espinosa fue terca, otro tiro, pero con el mismo resultado, cerca nada más. El cansancio apareció. Rogelio refrescó la cancha con el ingreso de Karime Abud y Elisa Espino. La locomotora adquirió más potencia. Las llegadas celestes se multiplicaron, América sufrió para frenar los embates celestes. Las Águilas se vieron vulnerables hasta que Dani Espinosa, tras buscarlo toda la tarde, amplió el marcador. Leo Cuéllar por fin respiró. El primer aleteo se dio.